publicaciones


Treinta veces Isha


Herencia grecorromana

Clau-Clau-Claudius shall speak clear.

Llévatelas a la boca
no las saques de la boca
sólo ellas te harán hablar.
Aprisiónalas entre las paredes de tu boca
Sólo ellas te harán hablar.
Son mis piedras
ahora tus piedras
las que te llevas a la boca.


Soportar sed resulta erótico.
Los labios se abren implorando agua,
se inflama el pecho atisbando señales de lluvia.
Cuando por esperar gotas de mar
la cara de cansancio alcanza jadeo,
miradas de desiertos cubren la tez
dorada
morena
bronceada.
El pecho continúa su afán de acordeón
pero se seca en el esfuerzo.
Entonces, sólo el rojo.