publicaciones


Colectiva: Mujeres de sol y luna -Poetas nicaragüenses 1970-2007

Mujeres de sol y luna -Poetas nicaragüenses 1970-2007

Helena Ramos

Managua, Nicaragua: Centro Nic. de Escritoras (CNE)/Pavsa. 2007
ISBN: 978-999924-37-56-8

Descripción

Selección y Notas de Helena Ramos.

Muestra antológica de 37 poetas mujeres nicaragüenses de distintas generaciones y estilos literarios incluye a: Rubí Arana, June Beer (+), Gioconda Belli, Yolanda Blanco, Carola Brantome, Jazmina Caballero, Esthela Calderón, Blanca Castellón, Erika Castillo, María Lourdes Centeno, Marianela Corriols, Adelaida Díaz, Ninfa Farrach, Gloria Gabuardi, Marta Leonor González, Gloriantonia Henríquez, Isolda Hurtado, Marcia Ondina Mantilla, Suad Marcos, Tania Montenegro, Consuelo Mora, María Esperanza Morales, Rosario Murillo, María del Carmen Pérez Cuadra, Helena Ramos, María Amanda Rivas, Deborah Robb, Karla Sánchez, Gema Santamaría, Christian Santos, Alejandra Sequeira, Eunice Shade, Milagros Terán, Yaoska Tijerino, Andira Watson, Brigitte Zacarías y Daisy Zamora.

Comentarios críticos

Texto de la solapa y contrasolapa:

Mujeres de sol y luna –una antología apenas mínima– reúne textos de 37 poetas nicaragüenses. Algunas publicaron de manera esporádica en la década de los 60 pero consolidaron su obra posteriormente; la mayoría se integró al proceso literario en los años 70, 80, 90 o aun después.

Las selecciones, más que reflejar la variedad temática y estilística de cada creadora, invitan a continuar indagando. No es el propósito de este volumen privilegiar ninguna poética; parte del corpus, no del canon, aunque no es –porque ni debe ni puede serlo– una enciclopedia.
Varios poemas muestran las diversas facetas –líricas, reflexivas, históricas, místicas, reivindicativas, etcétera– del tema de “ser mujer”: toda una constelación de conceptos y vivencias.

Las fichas biobibliográficas distan de ser exhaustivas pero registran al menos la parte fundamental –asible o esquemática, si se quiere, pero importante– de las diversas actividades, literarias o no, de las poetas incluidas en este volumen forzosamente breve. Si bien para la lectura y disfrute de los textos no es necesario conocer los cargos que hayan desempeñado o desempeñan sus autoras, esta información contribuye a que justipreciemos el camino hacia la equidad recorrido por las mujeres en menos de medio siglo. Si alguien señalara que las fichas parecen currículum vítae y su lectura resulta abrumadora, ¡que trate de imaginar cuán abrumador ha de ser el haber llevado a cabo todos estos estudios y labores y aún así continuar escribiendo poesía!

La inclusión del dato sobre el número de hijas e hijos, todavía poco habitual en la historiografía literaria, se debe a la conciencia de que es un hecho vivencial no menos significativo que un grado académico o un puesto, y que la artificial división entre lo privado y lo público no es en absoluto inocente. Al mismo tiempo estoy convencida de que la maternidad es un derecho, no un deber genérico; por consiguiente, no hay razón de considerar incompletas o carentes a aquellas que han optado por no ser madres.

No son detalles irrelevantes. La escritura puede que sea andrógina; las escritoras somos mujeres.

Helena Ramos