entrevistas



Isolda Hurtado: Una Bellísima Socióloga, Ex Diplomática, Escritora, Literata, Mujer Culta, Poeta


Por: Ximena Ramírez González

Periodista, promotora, emprendedora


Una Bellísima Socióloga, Ex Diplomática, Escritora, Literata, Mujer Culta, Poeta
Vinculada a la Poesía hasta por razones conyugales (su esposo es el poeta Fernando Silva), hijo a su vez de poeta, vamos a conocer Isolda Hurtado quien recientemente presentó su libro “Silencio de Alas” en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica. Cuándo y como comenzaste a escribir?

Viene de una honda palpitación del espíritu, en respuesta a un contacto directo con el mundo que me toca vivir. En mi adolescencia comienzo con inquietudes que voy recopilando a través de un diario, como el diario que todas llevamos en esa etapa. Desde la infancia tengo mucha inquietud de lectura literaria, por medio de una biblioteca muy extensa que tenía mi padre en nuestro hogar, a través de mi madre que era una lectora asidua de la literatura universal. También me introduje a la literatura a través de sus consejos sobre los temas y libros apropiados conforme a la edad. En mi adolescencia con más posibilidad de discernimiento y en la época universitaria, tengo la libertad para ir escogiendo todo aquello que más me interesa. Voy cada vez, leyendo más. Me voy poniendo metas de lectura, voy utilizando todas las posibilidades que proporcionan las bibliotecas universitarias tanto nacionales como del exterior.

--Esta es una recopilación “Silencio de Alas” de dos libros inéditos, de los noventa poemas escogidos, siempre es duro escoger, porque cada poema es un hijo, un parto, cómo lo lograste?

Es una selección de mi poesía que vengo haciendo a lo largo de los años, pero que por formalidades a la hora de decidir la publicación de un libro, en este caso de mi poética, de darla a conocer al público, tengo que hacer una selección de dos libros inéditos que son “Alta Llama” y “Silencio de Alas” y únicamente selecciono sesenta poemas. Obviamente la selección es dura, pero también estamos en la capacidad de hacer una selección en base a algunos conocimientos ya adquiridos, a determinar y a poder seleccionar lo que consideras que dentro de tu evolución literaria van siendo más correspondientes.

--Isolda se casa no muy temprano, Isolda es mamá tampoco tan temprano..más plenitud, más equilibrio, más balance, más estabilidad para el futuro y para tener una relación más sólida?

Como mujer consideré que era más interesante, aparte de que en la época en que me toca desarrollarme en la universidad estamos viviendo en el país momentos de definición certera, de entregar tu capacidad hacia posibilidades reales de cambiar el futuro y estoy en ese momento donde creo que puedo poner un grano de arena para contribuir a lograr justicia social y un mejor futuro para Nicaragua. Me meto de lleno en el acontecer político y social de la época, sigo estudiando en la universidad, sigo avanzando en el terreno profesional. Dentro de la revolución tengo trabajos a nivel profesional que voy cumpliendo desde el punto de vista de la sociología. Toda mi carrera profesional, junto con mis inquietudes literarias van dejando a un lado otras posibilidades reales, como las de formar un hogar y hacer familia. Sin embargo, creo que me da mucho más posibilidades de poder con mayor madurez, tomar una decisión tal vez más acertada después de que como mujer, me siento realizada de haber estudiado, de haber alcanzado un nivel profesional que me había propuesto y de haber contribuido de manera certera en diversos cargos dentro de la revolución.

Luego vinieron el matrimonio y los hijos. A Fernando Antonio Silva, lo conozco por referencia, primero que todo porque los dos somos granadinos. Lo conozco desde la infancia, pero realmente lo conozco más a través de su literatura. Fernando tiene un oficio de 25 años en la literatura, lo he leído. En el año 84-85, nos reconocemos, nos reencontramos y vemos que hay muchas afinidades entre nosotros desde el punto de vista literario y desde el punto de vista de lo que estamos haciendo los dos en ese momento importante, circunstancial en la vida de dos jóvenes en este país, te estoy hablando a mediados de los 80. Nos casamos casi después de un parto, a los nueve meses más o menos de conocernos, con la certeza de que tenemos la madurez los dos como para poder llevar una relación plena y dispuestos al diálogo, a ceder para poder conformar el hogar y ser el padre y la madre que queremos para poder crear a nuestros hijos. Luego mis hijos nacen, un año después, nace Fernando Antonio, que es mi hijo mayor, tiene 13 años, está en tercer año, en el colegio Centroamérica. A los dos años y medio, nace Francisco que es nuestro hijo cumiche. Son dos hijos varones los que tenemos, que son la alegría enorme de esta relación hermosa que Fernando y yo hemos ido consolidando a través de los años. Aproximadamente tenemos 15 años de casados.

--Con tu suegro, la relación muy especial que guardas con él, Médico eminente, Pediatra nicaragüense, gran escritor y poeta....

Con el Dr. Fernando Silva, el viejo, mi suegro, me une una relación de respeto y de admiración por su obra literaria, a él como ser humano, como persona y no quiero dejar atrás a doña Gertrudis, la esposa de Fernando Silva, mi suegra, una persona con un carácter tenaz y con mucha decisión en hacer las cosas en los momentos oportunos y de dar todo el amor que ella tiene para todos, sus hijos, sus hijas, sus yernos y sus nueras.

--Isolda, cuál es el papel que debe jugar la mujer poeta en Nicaragua y cuál es la relación que mantienen entre ustedes...porque aquí tenemos toda una pléyade de jóvenes y bellas y no tan jóvenes, pero siempre bellas mujeres escritoras y poetas en Nicaragua, tenemos ese privilegio!

Puedo identificar entre nosotras las poetas mujeres contemporáneas, una relación de mucha admiración por la obra de cada una de nosotras, un diálogo constante entre nosotras, un enriquecimiento que nos sitúa en una posición de acercamiento y de enriquecimiento mutuo. Ha sido una relación de colaboración porque estamos conscientes que cada quien tiene algo diferente que aportarle a la literatura, en este caso a la poesía nicaragüense.

El papel de la mujer en Nicaragua, en el caso de nosotras mujeres poetas, es continuar buscando la excelencia en la literatura; la mujer debe siempre tener esa meta de buscar la excelencia en todos los ámbitos de la vida en que participa. Una inquietud que te quería compartir es que el escritor y la escritora, siempre que es fiel a su tiempo, está haciendo también política a través de la literatura y está haciendo historia a través de la literatura. La mujer nicaragüense en la poesía ha sido destacada; nuestras predecesoras fueron mujeres que pusieron la pauta en este quehacer, en este oficio literario, y nosotras venimos haciendo posiblemente cosas nuevas porque estamos dando respuesta a otro período, a otra época que nos toca vivir y seguimos un camino dirigido hacia una excelencia en este oficio. Eso es lo que buscamos. Esa es nuestra meta, esa es nuestra propuesta.

--Isolda, ¿la temática de tu poesía, los temas que te motiva escribir?

Me motivan todas aquellas cosas que me provocan una emoción directa al espíritu o digamos, vivo lo que observo y observo lo que vivo. En este sentido los temas pueden ser desde el amor, temas fundamentales, que causen emoción, tanto de gozo, como de dolor en el ser humano, diferentes aspectos de la vida. Me interesa mucho la ecología, el amor, la familia, la muerte, todos aquellos grandes temas que causan emoción en el ser humano.

--El porqué de “Silencio de Alas” y cómo está estructurada la obra, Isolda?

“Silencio de Alas” representa para mí la libertad de creación en el silencio, en mi silencio, que es donde encuentro mi voz, donde encuentro la palabra, donde encuentro este canto en una libertad total del espíritu. Este libro está estructurado en ocho secciones temáticas que también son ritmos o movimientos porque me he preocupado mucho en encontrar el ritmo de la emoción o la emoción en el ritmo. La primera sesión es “En Cada Puerto”, y le siguen: “Paisaje de Fin de Siglo”, “Fuga al Corazón”, “Huellas”, “Son de Tarde”, “Alta Llama”, “Pas de Deux”, que es uno de los pasos del ballet clásico y En Sol Mayor, con el cual culmino mi libro. Al leerlo, encuentras que el amor es una constante en todo mi libro.

El poema con el que he decidido terminar este libro se llama “Nómadas Luz”, dice así:
“Mis córneas heridas saltan la barda
un balido seco cierra la tarde
aún pastan las ovejas
y más nómada la luz clava
tendido sobre la tierra
ciego, el amor”.

Constantes en mi libro son: el amor, la esperanza, el desasosiego de las circunstancias del instante, el asombro ante las cosas y los detalles mínimos y hermosos de la vida y de igual manera el gozo y el dolor de ser.

Mi deseo es dejar con este libro una emoción y la posibilidad que tenemos de creación en libertad, donde nada es nuevo, pero también todo lo es. Somos huellas y las hemos venido dejando a lo largo de la literatura, pero también vamos haciendo caminos hacia adelante, hacia el futuro, que es incierto, creo que vamos buscando formas diferentes de decir las cosas en la literatura. Vamos buscando un lenguaje que se apropie de los tiempos que nos tocan vivir. En Nicaragua ha habido una tradición de innovación siempre, desde Rubén Darío, creador por excelencia, el Padre del Modernismo, y a partir de entonces, con Rubén en Nicaragua, la literatura nacional ha ido estableciendo pautas innovadoras en lo que es la literatura universal me atrevería a decir, y obviamente, que hemos ido dejando un lugar preponderante y hermoso en la literatura hispanoamericana y de esta manera hemos ido creando lazos cada vez mayores de identificación con España, en el sentido que el aporte literario, innovador que hace Hispanoamérica, es lo que nos ha ido acercando cada vez más a España a través del lenguaje, a través del propio español.

--Cuál sería tu mensaje Isolda para los escritores nóveles nicaragüenses, para los muchachos saliendo de las aulas, del bachillerato, de la universidad y que quieren dedicarse al oficio no siempre fácil, pero siempre hermoso de la literatura?

Primero que nada, dedicarse al oficio es dedicar su tiempo a la lectura. Leer todo lo que puedan leer, no importa el género literario. Siempre es importante especializar un poco más la lectura en el género de mayor interés, pero sí leer mucho. Diría yo, dedicar un tiempo, un espacio del día para el oficio literario, que es ya directamente la escritura en sí.

Quiero aprovechar esta oportunidad querida Ximena, para reiterarte mi cariño, profunda admiración e identificación con vos y con tu hermosa obra, ya de siete años, el brindarnos un tabloide educativo que abona constantemente a la cultura de paz en nuestro país, por una sociedad justa, democrática, sana, libre y feliz, ideales que compartimos la mayoría de los nicaragüenses.

Es formidable la campaña de Páginas Verdes permanente a lo largo de los últimos tres años, para que conozcamos a Rubén Darío, al igual que la de la lucha contra las drogas y el alcohol, ambos flagelos que azotan fundamentalmente a la juventud. Por todo ello Ximena, a vos y al equipo de Páginas Verdes, mil felicidades y que continúen su noble labor informativa cada día con más éxito.

--Entrevistó: Ximena Ramírez González. Copyright © 2000. Derechos Reservados Euroamericana S,A.

--Páginas Verdes. Edición No. 129. Managua, Nicaragua - Año 2000. 1 febrero 2003