entrevistas



Rosario Aguilar: Rosario Aguilar: «Mi obra está muy acertada con la realidad»


Por: Karly Gaitán

Poeta, comunicadora social


Rosario Aguilar: «Mi obra está muy acertada con la realidad»
The Indian Queen, La Malinche o Doña Luisa de Rosario Aguilar en la ópera en el Teatro Real de Madrid.

Basada en textos de la novela La niña blanca y los pájaros sin pies (1992) de la nicaragüense Rosario Aguilar, se presentó recientemente en el Teatro Real de Madrid una ópera sobre la Malinche o Doña Luisa, de la mano de un grupo de famosos personajes de la cultura española y estadounidense, dirigidos por el académico y dramaturgo norteamericano Peter Sellars. Karly Gaitán Morales conversa con Rosario Aguilar sobre este acontecimiento, en el que ella confiesa, segura, que su obra está muy acertada con la realidad.

A Rosario Aguilar se le conoce como la primera narradora nicaragüense porque siendo muy joven, en 1965, publicó su primera novela, Primavera sonámbula. Pero no por publicar y por ser joven es que llamó la atención del público inmediatamente, sino por las temáticas que desarrollaba, la crudeza de sus personajes y la forma de mostrar la realidad con verbos, adjetivos y sustantivos nunca antes mencionados en la narrativa de las escritoras nacionales.

Aunque es hija de un intelectual y personaje respetado de León, el rector Mariano Fiallos Gil, publicar no fue un camino fácil, como suele suceder a los hijos de intelectuales que deben cargar sobre sus espaldas la fama y genio de sus padres. Los desafíos los tuvo que enfrentar sola, por atreverse a hablar de temas que nadie, ni su propio padre, incluía en su literatura, como la situación de la mujer en los años sesenta. Pero su obra comenzó a generar comentarios en la prensa de Nicaragua, e incluso la buena crítica de Pablo Antonio Cuadra, por su calidad narrativa antes que todas las cosas, y por aparecer en sus páginas, mucho antes del boom de la rebeldía femenina literaria, expresiones como “hembra en celo”, “pezones erectos”, “virilidad”, “ardor de cuerpos”, “explosión de deseos”, “gozo”, que sus personajes decían, pensaban o la narradora omnisciente ponía de alguna manera en el camino de las mujeres de sus historias.

Uno de estos temas conflictivos que ha trabajado a lo largo de su carrera literaria (50 años escribiendo) es el del papel de una mujer en la historia de la Conquista de América que la ha llevado a la literatura en su novela La niña blanca y los pájaros sin pies (1992), aquella niña que a los dieciséis años tuvo que enfrentar un dilema personal y pasar a la Historia como traidora de su pueblo, un ser maldito, el símbolo del vendepatrismo, la “Malinche”, que fue nombrada al recibir el bautizo cristiano como Doña Luisa, y se convirtió después en la amante de Pedro de Alvarado, primer capitán del terrible Hernán Cortés, el sangriento conquistador de México y Guatemala.

La Malinche o Doña Luisa ha sido llevada recientemente a la ópera por un grupo de famosos personajes de la cultura española y estadounidense. La obra está dirigida por el académico y dramaturgo norteamericano Peter Sellars, que a su vez ha montado su adaptación a la ópera del compositor inglés Henry Purcell (1659-1695), The Indian Queen, quien murió antes de finalizar su obra. El director musical es Teodor Currentzis con su orquesta y coro y el director de escena Gerard Montier, y los textos (tomados de forma literal de su novela) de Rosario Aguilar.

La obra se estrenó en Madrid el pasado 5 de noviembre, con un gran ensayo general el día 3 y el 4, y un coloquio entre el director, el compositor musical y el director de escena junto a la autora ante un público de intelectuales, estudiantes y periodistas de toda Europa. Y de ahí se presentará en los teatros de Londres, Nueva York y Los Ángeles.

Ante el asombro por el giro que ha tomado su novela, Rosario nos recibe en su casa de León en la víspera de su viaje entre preparativos de maletas, para hablarnos, muy conmovida, sobre “este golpe de casualidad” que cualquier autora que cargue con una sencillez natural como la suya, dice la hace sentirse “abrumada”, por decir simplemente, feliz.

Ahora que su novela ha sido llevada a la ópera y antes de esto ha recibido ofrecimientos de llevar al teatro y al cine otras de sus obras ¿cuál es la valoración de su estilo literario? ¿Piensa que de un momento a otro podría iniciar una carrera como libretista o dramaturga?

Mi libro ha tenido un giro inesperado. Podés decir que va a salir una película aquí en Nicaragua o en España, y eso no me asusta mucho porque aquí han venido cineastas y teatristas a decirme que quieren hacer obras de mis novelas. Vienen estudiantes a hacer sus trabajos, maestras que están estudiando mi obra, esta casa es un punto de peregrinación de gente que viene desde el interior de Nicaragua para pedirme un autógrafo o para contarme que lloraron leyendo mis novelas. Cuando me llamaron y me dijeron que mi novela iba a la ópera no lo podía creer, era una broma, lo primero que pensé.

¿Cómo se hizo la selección? ¿Había otros libros de autoras latinoamericanas o españolas sobre este mismo tema de la Conquista en el siglo 16?

Lo que ocurre es que mis libros han sido traducidos al alemán, inglés e italiano. Un compositor norteamericano que se llama Peter Sellars me llamó hace como cinco años para decirme que estaba enamorado de mi personaje Doña Luisa y quería saber si podía hacer una adaptación. El es profesor en una universidad de California, me mandó por email su solicitud formal y su curriculum. Le dije que sí. Y siempre me llamaba cada año como para darme seguimiento y decirme que estaba trabajando en ello. Me dijo que era una ópera, ¿una ópera? Demasiadas ideas habían en mi cerebro, así que no creí mucho, varios artistas han venido a pedir permisos para adaptar mis obras, ¿por que? no sé por qué, pero parece que mi literatura es muy fácil de adaptar, tiene un estilo muy atractivo para el teatro. Y muchas veces me piden los permisos pero no se hace nada al final.

De pronto, hace seis meses, me dice: Rosario… ya para entonces somos amigos, así que yo le digo también Peter, imaginate yo tuteando a este famoso compositor que ni conozco en persona, pues me dice que ya la tiene y que la hizo sobre la música que escribió el compositor inglés Henry Purcell. Rodeada de esa música él puso mi texto de Doña Luisa en la versión en inglés, que es la que él leyó. Aquí en Nicaragua no tenemos ninguna cultura de ópera, tenemos que ser francos, y yo se lo dije, que ya está lista, me dijo, que la van a preparar y mandármela para que le dé el visto bueno. Yo a todo esto diciendo que sí, pero no creyendo mucho.

¿Usted conocía la música y la obra de este compositor barroco Henry Purcell?

No. Pero dejame que te cuente que entonces se me invita a ir a España para el estreno, con todos los gastos pagados, al mismísimo Teatro Real de Madrid. Pero antes del estreno hay un ensayo general en el que se va a juntar todo para ver si encaja y que entonces me manda el texto para que yo le diga si me gusta o no, si estoy de acuerdo, incluso me manda los dos discos con la música y todo, y yo totalmente sorprendida.

Y mi admiración es cuando me siento y comienzo a leer y veo que no es una adaptación sino que es mi texto exacto montado en la música de este gran compositor barroco que es del tiempo de Shakespeare. Pongo el disco y me encuentro con una música extraordinaria, barroca, interpretada por una gran orquesta, con tambores y coros donde sobresalen tenores, sopranos, ya te imaginarás, una big band. Yo no lo podía ni oír, el corazón me palpitaba fuerte, decía que me iba a dar un infarto, tuve que llamar a una de mis hijas para que me acompañara. Sabes que yo soy una mujer sencilla, homenajes y cualquiera de esas cosas me asustan, me dan miedo, me sorprenden, me toman muy fuerte.

¿Qué tan apegado a su novela en general es el resultado final de la obra?

La ópera comienza con la creación de los mayas, la danza de los sacrificios, el prólogo y después mi susto viene cuando comienza el Acto 1 con Doña Isabel de Bobadilla, mi Doña Isabel, es lo que yo escribí. Salen exactas las primeras líneas de mi libro cuando ella desembarca en Panamá, pero la música va como rodeando mi texto. Es que no hallo ni qué pensar, yo voy a España bastante sorprendida.

Mis personajes están contando la historia de la conquista de América en esta ópera. ¡Mis personajes que soy yo, claro, qué personajes ni nada! Menos mal que me ha dado risa. Porque me dicen, ¿con qué valor vas a España?, pues con el valor que me da mi obra literaria. Yo para escribir investigué mucho, me leí todas las Crónicas de Indias y mucho más que eso, la historia de la conquista, todos los poemas y cantos indígenas en unos libros maravillosos que ya no existen, nadie los tiene, las últimas ediciones creo que se hicieron en los años cincuenta y deben haber en las bibliotecas. Yo muchos los tomé de la biblioteca de mi padre, libros de Crónicas de Indias editados en el siglo 19 ó 18. Así que Doña Isabel es la introducción porque es cuando bajan los españoles en Panamá, luego sigue el coro, es un sueño.

Y después en el Acto 3 aparece el casamiento, es exactamente mi “the indian queen”. Y aquí viene mi Doña Luisa y entonces este texto es hablado por un actriz y es Doña Luisa que dice “ya no me importa si me dicen si es humano o es dios, porque él es mi dios”, ya ella estaba enamorada. Yo entonces me pregunto cómo llegué yo a ser entonces la narradora de la historia de la conquista, ¡cómo terminó mi libro!

En su novela usted entra en el pensamiento y el sentimiento de la Malinche, o sea Doña Luisa en su novela, pero ella es un personaje odiado en la historia, sin embargo, su obra nos enseña a amarla, a entenderla, porque es vista desde su punto de vista ¿esto no le ha creado conflictos con la crítica?

Mi obra está llena de música, la música barroca con trombones y coros. Y si lo ves es la música perfecta porque entra en el espíritu de mi novela. Esta obra se adapta a la vida de esta muchacha, ella era una niña. La historia ha sido machista por lo que dicen las crónicas de indias de ella. Tomemos en cuenta que esto fue escrito por hombres y hace muchos siglos, con otra visión de las cosas. Pero yo entro en su historia, claro, es ficción, pero investigué mucho para hacer mi teoría. A ella se le encomienda una misión. Era una muchacha ingenua, preparada para eso, a ella la instruyeron sobre sexo y casamientos, le enseñaron cómo ser esposa, ella no sabía nada. Se ha malinterpretado la historia con su experiencia, ella fue una víctima, y en mi novela se enamora, ella sabe su misión y cumple, pero se enamora. Y pierde porque después él se casa con una mujer de su raza, con una española.

Los de su tribu eran guerreros feroces y enemigos de Moctezuma. Eso está en los archivos de Indias, no lo inventé yo. Es decir, la historia es real. Estos indígenas se unieron a los españoles para derrotar a sus enemigos que eran de su misma sangre indígena. Ahora, todo esto de la noche nupcial, lo que piensa Doña Luisa, eso ya es mi imaginación.

¿El final de su novela va acorde con el final de la verdadera historia?

Después del intervalo, porque la obra tiene intermedios y todo, viene la parte dramática, donde ella empieza a decepcionarse de él, cuando mira que es atroz como todos los españoles conquistadores. Se da cuenta de que ellos, los indígenas, no son nada a la orilla de la pólvora, los caballos y de la rueda y ellos que vienen con sus lanzas y derrotan a los mexicas y matan a Moctezuma entonces toman posesión de sus tierras. Ella empieza a sentir que ya no es tan importante para él ni ningún español y la apartan de sus hijos, no les puede enseñar ni su lengua, ni su religión ni su cultura, tiene prohibido meterse con sus hijos y entonces se da cuenta de que él escribió a España porque se va a casar con otra mujer.

Ya eso lo puse yo, lo del drama cuando ella sabe que su hombre se va a casar. Pero es verdad que él se casó con doña Beatriz de la Cueva. Y dice: “encontré las cartas que él escribió a España”. Hacé de cuenta que es como los tiempos actuales, ahora viven hallando las muchachas los chats y los emails en el Facebook y todo. Ya ves que hace quinientos años es el mismo cuento, ella le halló las cartas. Las cosas no han cambiado, ahora es en los celulares, eso es todo, pero es igual la historia. Así ella se dio cuenta de todo, entonces empieza a rogarle a su madre diosa, vuelve a su religión y a pedirle a ella que puede convertirse en águila o culebra que destroce a esa mujer que viene de España.

¿Cuál piensa usted que es la verdadera enseñanza de la Malinche? Popularmente se conoce como una maldición, la cultura de ponerse al lado del extranjero y traicionar a su pueblo.

Mi obra está muy acertada con la realidad. Ella fue una joven preparada para eso por sus propios familiares. La historia es muy injusta. No es solo ella la que se unió a los españoles, sino que era su pueblo.

Henry Purcell estaba escribiendo una ópera justo sobe este tema, pero se murió sin terminarla. El nunca había venido a América ni ninguno de los que trabajaban con él. Entonces no tenían ni idea de lo que era este continente y solo incongruencias puso, incongruencias para nosotros ahora, con animales como dinosaurios y una desfiguración total de lo que éramos los indígenas, no es propiamente una representación nuestra. Peter Sellars lo que quiere es que vaya mi versión americana de lo que fue esa época, porque él quedó enamorado de mi personaje, de mi narrativa y los episodios íntimos, que son pura literatura, lo que yo cuento de cómo fue este encuentro entre este hombre y esta mujer, dos humanos. Ella se comienza a arrepentir de haber aprendido latín, traicionado a su padre, viene la parte dolorosa y ese drama en la Historia no se conoce.

¿Cómo se siente de ver a su personaje amado en esta obra que no es propiamente suya?

Es como cuando se casa una hija, mi Doña Luisa ya se me fue, ya la perdí. Son los misterios de la literatura. Hay una cosa que te quiero comentar. Mi abuelo español era tenor y vino a América cantando, yo siento que a mis 74 años esto es como un ciclo, él vino como tenor y yo ahora voy triunfando con mi ópera a conquistar a España.

Managua, Nicaragua 16 enero 2014


Carátula 57 Diciembre 2013-Enero 2014
Revista Cutural Centroamericana digital
http://www.caratula.net/ediciones/57/platicas-kgaitan-raguilar.php