entrevistas



Gina Sacasa-Ross: 5 preguntas a Gina Sacasa-Ross


Por: Luis de la Paz
5 preguntas a Gina Sacasa-Ross
Seguramente muchos recordarán las notas sociales de Gina Sacasa-Ross en este periódico y su interés por resaltar el desempeño de su gente. Ese interés se ha mantenido inalterable. En vez de fotografías y pequeñas notas, la escritora y periodista ha recurrido al relato corto para seguir contando las incidencias de su comunidad.

Enfrentando dificultades y las pruebas que la vida cotidiana pone por delante, recurriendo a la memoria colectiva y las vivencias, la Sra. Sacasa-Ross ha publicado un interesante libro La visita y otros cuentos, del que el escritor y periodista Edgard Macías ha expresado: “...los cuentos de Gina Sacasa son cuentos sobre Nicaragua, sobre los nicaragüenses, sobre la realidad que los ha agobiado -que los agobia en el presente,- pero escritos con un estilo donde la realidad se funde con la fantasía, con un alto grado de imaginación, a veces con temas alucinantes que dan a ese estilo una especie de realismo fantástico que la convierten en discípula de ese gran escritor que fue Juan Rulfo”.

1.—Usted pertenece a un grupo de exiliados nicaragüenses que ha logrado establecer un sólido marco cultural en el Sur de la Florida. Háblenos un poco de la comunidad de artistas de su país en Miami.

—Hablar de la comunidad de artistas nicaragüenses en Miami es hablar de renacer, de decisión y de nostalgia. Los que llegamos a Miami, esta ciudad tan adiestrada en recibir exiliados, nos encontramos con los cubanos, que al comprender tanto nuestro dolor de desterrados, que también es el de ellos, nos proporcionaron su ejemplo de lucha, de tenacidad y de triunfo. En otras palabras, nos alimentaron la fe y la esperanza. Los nicaragüenses, armados con esos dos escudos, empezamos a levantar cabeza poco a poco. Comprendimos que si nos uníamos por medio de lazos culturales, esa unión sería más fuerte. Y nació el Capítulo de Miami del Instituto Cultural Rubén Darío, el Capítulo de Miami de la Fundación Internacional Rubén Darío.

Los artistas del lienzo también comenzaron a destacarse, como Cipriano Orúe, César y Mariadilia Caracas, Rosario Ortiz de Chamorro, Yoya López… fueron algunos de los primeros en romper el hielo exponiendo obras que cautivaron al público. Aparecieron entonces los primeros periódicos nicaragüenses, La Prensa Centroamericana (este periódico me brindó la oportunidad de ofrecer a nuestra comunidad mi primera columna social que inicié, no por frivolidad, sino con el propósito de informar sobre las personas). También, empezó a circular La Estrella de Nicaragua. Hoy en día la gran comunidad de Miami reconoce ampliamente los valores de nuestros escritores y artistas. Podemos decir con certeza que los nicaragüenses han logrado integrarse con éxito a la vida cultural de Miami tanto como a la del diario vivir.

2.—Usted es hija del escritor Joaquín Sacasa Sacasa y sobrina del célebre poeta Salomón de la Selva. ¿Qué representa para usted ser descendiente de tan ilustres figuras?

—Una responsabilidad enorme. En León de Nicaragua, ciudad en la que nací y me crié, decían que en mi casa hablábamos en verso. Lógicamente era una total exageración, pero lo que sí puedo asegurarle es que el hecho de crecer en el seno de una familia intelectual me hizo espontáneamente escribir mis emociones desde una edad muy temprana. Contaba mi madre que yo compuse mi primer poema antes de los cinco años. Mi inspiración la causó el pánico que ocasionaba en los leoneses el retumbo del volcán Cerro Negro que anunciaba una erupción. Yo, muy amedrentada, decidí increparlo: “¿Cerro bandido que nos asustas con tu rugido/ No te da pena tirar tanta arena?”. Luego, de mayor, me cambió el gusto de escribir poemas por el de la narración. Siempre he valorado el privilegio de haber crecido escuchando a mi padre y a mi tío Salomón. Me siento muy orgullosa de ellos, al igual que de los otros escritores de mi familia porque, además, teníamos a mis tíos Salvador Sacasa-Sacasa y Maria de la Selva que escribía con el seudónimo de Aura Rostand.

3.—En su libro La visita y otros cuentos, reúne ocho relatos de variada temática. ¿Podría darnos una panorámica general de ese libro?

—El escritor nicaragüense, Edgard Macías, hizo un comentario sobre La visita y otros cuentos y, como respuesta a su pregunta, quisiera transcribir un párrafo que describe la panorámica general de mi libro. “La corrupción, la opulencia, la pobreza, las diferencias de clases, la muerte, la separación, el olvido, el amor y la violencia, con Nicaragua en el fondo como país, constituyen la red temática que la autora aborda constantemente. La corrupción, que siempre ha caracterizado a los gobiernos del país, aunque ahora se note más; la pobreza y la lucha del pobre por salir adelante, las diferencias en el estilo de vida, el lujo y la frivolidad del ser humano, al que hace alusión la autora en su vida en Nicaragua contrastada con su realidad posterior; la muerte accidental o provocada por la violencia de los secuestradores, o de manera accidental o natural; el olvido de viejas amistades y el renacer de vidas apagadas por la actitud amorosa de una nueva generación, pero siempre en el fondo, la lucha entre el ser humano por sobrevivir y la naturaleza que lo agrede, o la lucha por cambiar un país y fracasar y sin embargo seguir amando ese país y seguir deseando que Dios –ya que para los humanos parece una tarea imposible- haga un milagro para que su gente, pueda al fin vivir en paz, tal y como lo dice el poema que cierra esta colección de cuentos”.

4.—¿Qué nos podría decir de la literatura actual nicaragüense, donde quiera que se encuentren sus escritores?

—No cabe duda que el hecho de que Rubén Darío naciera en Nicaragua dio respaldo a la imaginación de los nicaragüenses inclinados a la literatura produciendo una enorme diversidad poética. Hoy en día los escritores de origen nicaragüense van aún más allá. Tanto, los que escriben desde Nicaragua como los que viven fuera, se han incorporado a la corriente de autores latinoamericanos que manifiestan el orgullo de pertenecer a la gran patria hispana. Gran parte de nuestros escritores contemporáneos han traspasado las fronteras y son reconocidos en muchos países. Temas como la pobreza, el analfabetismo, la violencia, las tristes experiencias revolucionarias son elementos comunes entre ellos. En la actualidad los escritores nicaragüenses que viven en Estados Unidos están reconociendo la importancia de brindar a sus lectores literatura bilingüe como en el caso del autor Danilo López que ha escrito varias obras en inglés y español así como el de mi libro La visita y otros cuentos.

5.—Decir Nicaragua es decir Rubén Darío. ¿Qué es ser dariano?

—Nicaragua esta honrando una vez más a su inmenso poeta en estos días con el VII Simposio Rubén Darío que congrega a académicos de todas partes del mundo que participan en el ciclo de conferencias sobre su vida y su obra. Precisamente mi hermana, María Manuela Sacasa de Prego, directora del Teatro Municipal es la coordinadora. Ser dariano es reconocer el genio de un escritor que fue capaz de transformar el idioma castellano para la poesía, y fundar su escuela modernista para influir en las generaciones posteriores. Ser dariano es comprender que un poeta sin más tesoro que su talento puede lanzar el grito lírico que logró la independencia literaria latinoamericana en relación con España. Ser dariano es honrar a Nicaragua, la patria pequeña que Rubén Darío puso a crecer en todos los mapas.

Diario de Las Américas. Miami, Florida, E.U. 25 enero 2009