entrevistas



Ángela Saballos: Proa nica en el Crucero de la Paz - Entrevista a Ángela Saballos


Por: Edwin Sánchez

periodista, escritor


Proa nica en el Crucero de la Paz - Entrevista a Ángela Saballos
* Por embarcarse en un nuevo capítulo de su vida periodística
* Operación Eva o la primera mujer en prensa escrita diaria
* Al final y con gran optimismo se repite todos los días ¡Gracias a la vida!

Angelita Saballos, la de "Mis Preguntas", "Claroscuro", "A mi manera", "Ya veremos", ex diplomática y periodista siempre, está ahora "desarmada": en vez de preguntar, contesta, en vez de describir a otro se dibuja.

Nos revela el mapa de su vida donde se mueve a la velocidad de la fantasía y la esperanza. Sin ellas tampoco se puede vivir. Se deja así conocer y permite hasta ser contada con los puntos y las comas de sus épocas.

En la mayor parte de los años, su instrumento de trabajo ha sido la palabra, pero ahora ha descubierto su veta mágica, tan rica como el oro, porque sus pepitas se pueden encontrar en el simple hecho de decir o escribir algo, si se le elimina la escoria del "estamos peor que antes" o "qué país el que nos tocó..."

Hoy, parte de su existencia se vincula a un término que no produce ninguna sonoridad para ningún meticuloso portaliras, pero sus efectos son más que semánticos, terapéuticos: "empoderamiento".

El crucero de la Paz

Angelita está por embarcarse en un nuevo capítulo de su carrera periodística, pero también en un barco literal, en "El Crucero de la Paz", promovido por Japón. Viajará a Cartagena de Indias donde abordará la nave y luego enrumbará hasta Guatemala. Los japoneses la escogieron como mujer destacada de Nicaragua junto a una nicaragüense más. El tema con el cual navegará es sobre la paz y los derechos humanos y su experiencia.

Pero su mejor crucero es una singular cruzada para que su auditorio comprenda el valor de la palabra, "y cómo la palabra te puede llenar de poder y puede quitártelo. Ha sido el tema, desde hace muchos años, esto te baja y te sube el autoestima".

A esta dama la veremos siempre en la primera fila de los que no creen en el determinismo. Contra todos los vientos y las mareas del siglo que azoten a una persona, ésta puede cambiar de esa acera del destino, cruzar la calle y hasta perderse en la esquina siguiente para hacer su propia vida lejos de los horóscopos fatales.

El país tiene sus partes que pasan dificultades, pero también hay sus partes muy interesantes, subraya. El nicaragüense tiene cierta fuerza, porque a pesar de sufrir todo un inventario de cataclismos: ciclones, inundaciones, hasta granizo ha caído, terremoto y a la par guerra, corrupción y más corrupción, es creativo, trabajador.

Y señala que si el país está compuesto de personas que saben lo que valen y que dicen "ya no voy a seguir tolerando", hay muchas posibilidades de salir adelante. Parte de la baja autoestima en nuestros países es que nosotros creemos que no valemos nada y lo vivimos diciendo, por otra parte tenemos una cultura de tolerancia insólita".

"El hombre le pega a la mujer y no importa, el hijo malcriado no importa, que alguien se copie en los exámenes y tampoco importa, lo vemos como algo natural. Debemos hacer un corte entre lo que debés y no debés tolerar".

Mensaje de padres

Angelita piensa que esos cambios nosotros lo podemos lograr si nos damos cuenta de la importancia de levantar nuestra autoestima y nosotros como periodistas podemos lograrlo a través de la palabra.

"Si decís al hijo o la hija que es maravilloso, que vale la pena, ese chavalo o chavala crece creyéndoselo. Pero si toda la vida le dice al hijo que no vale la pena, que todos los problemas del mundo se lo merece, va creando una cultura de tristeza, de autoestima baja".

-A Nicaragua se le refiere como "Paisito", "maldito país", "país de m...", toda una tradición oral, ¿qué resultados ha dejado?

Es un pueblo que soporta dictaduras, que se sacude una y aguanta otra, y tolera la corrupción, la ve normal y hasta la imita, pero debemos ver ese otro país compuesto por ciudadanos trabajadores: unos son creadores, artesanos, productores. Es lo que debemos enfocar, no pensar sólo en lo negativo.

Primera mujer periodista en prensa escrita

No queremos mermar su entusiasmo del presente. Pero queremos encontrar a la Angelita chavala, o la mujer que se hizo y abrió un espacio a este género relegado en el periodismo escrito. Ella era entonces una absoluta decisión con rostro de hembra contra la que no pudo su papá. El no quería a una hija periodista y ella se miraba impresa en las mejores tiradas de un periódico. "Con él tuve que tener un altercado relativo: no te pago la carrera de periodismo y yo dije: yo me la pago".

"Trabajé mientras estudié, porque me encantaba y por eso estoy en mi regreso al periodismo. Me siento feliz, es mi momento de mayor realización cuando siento que estoy escribiendo y estoy logrando pegar las piezas", conviene en decir.

Operación Eva

Luego parece que se sale de esta página y se mira desde una ajena tercera persona: "Esta mujer que soy yo, se decidió en ese tiempo a romper la brecha. En una reunión de la SIP, como mejor estudiante de la Escuela de Periodismo de la UNAN me invitaron a hablar y yo dije: el gran problema que nosotros las mujeres teníamos es que no nos daban trabajo en el periodismo escrito. En ese momento me dieron la oportunidad de trabajar en un periódico de Centroamérica. Mi entrada a La Prensa se llamó Operación Eva.

"Los jefes me mandaban a lo peor; si había un crimen ahí estaba yo, si un robo, también, a la par tenía que ir al Ministerio de Economía, de Relaciones Exteriores, a todo me mandaban y una vez logré descubrir una falsedad de Somoza: sí existía la guerrilla de Zinica, porque el dinasta decía que estaba extinguida". Ella había entrevistado en el Militar a un GN herido.

Angelita estaba dispuesta siempre, aunque los demás dijeran no. "Como me quería lucir todo el tiempo, demostrar que las mujeres podíamos decía: yo voy, yo puedo". Y saca de nuevo su palabra favorita que en esos años no se había inventado: "Yo me empodero así".

-¿Cómo la recibieron en la redacción?

-Me adoraban, me tuvieron gran afecto. Se cuidaban de no contar chistes inadecuados frente a mí. Me respetaban. Sabían además que podía hacer mi labor.

-¿Sos referencia para otras mujeres?

Espero que sea referencia, porque traté de hacer lo mejor que pude, porque uno en su vida debe hacer de lo suyo lo mejor que pueda, hasta lograr la excelencia y lo traté de hacer, trabajé bien y sigo con ese gusanito. Luego tuve programa de televisión, mis revistas...

-¿Te hiciste un espacio y con una columna?

Desde que empecé me dijeron que hiciera una columna diaria, además de redactora, entrevistadora y reportera: "La mujer en la noticia". Luego, tras el terremoto: "Mis Preguntas". "Vistazo Semanal"... en la TV.

Los choferes de taxis me preguntan por el programa, la gente del pueblo lo miraba, me encanta, logré ese lenguaje.

¿Qué haces ahora?

Estoy retornando al periodismo de nuevo. Quiero salir por varias zonas del periodismo: radio, periodismo escrito y televisión. En eso estoy, organizándome.

¿Te gusta ser figura pública, estar en el territorio de los reflectores?

-Por un rato estuve fuera, porque me dediqué a hacer relaciones públicas y a la par en la finca. Yo me siento normal cuando estoy en el foco. Ese es mi hábitat. Me siento feliz con la noticia, con los periodistas, con la gente, soy un pez en el agua.

Proyectos personales: literatura

La casa de Angelita tiene algo de galería borgeana: infinita. hay cuadros por todos lados, parecen no agotarse. Ella misma ha merecido más de algún marco y debemos estar con un inusual sentido de ajuste constante al suelo porque de repente pareciera una mujer al óleo que ha decidido escapar de la tela de alguna profecía...

"Estoy en la narrativa", nos dice con algo de confesión. La timidez parece que no le ha dejado romper la concha del huevo. Ella se justifica: "quiero alcanzar la excelencia". Recuerda la vez que la entrevistamos, hará 10 años, cuando se adentraba en una novela. Y ahí la ha tenido, guardada, a veces leyéndola, corrigiéndola, ajustándola a su gusto --a su manera--, porque es su principal garantía de que algo esté bien.

Esta dama elaboró, en la sombra, un libro de cuentos, y como la novela, "estoy queriendo que sea lo mejor". Desde ahí lanza su crítica a otros narradores: "A veces veo publicados cuentos que digo, dichosa esa persona que se atreve, porque tal vez no es de buena calidad". Mas ella, nos alienta a leerla: "Tengo algunos que me gustan, pero quiero que el libro sea de la mejor factura(¿o mujer?)".

Si nos atenemos a sus propósitos, sus lectores accederán a una lectura muy aseada, porque "está en la limpieza", con el ideal de "no publicar algo que a mí no me llene". Si es "algo mediocre lo guardo". Sus amigas de Anide le reclaman por su organizada y prolongada clandestinidad. "En un momento dado, debido a la presión, voy a publicar", resuelve.

-¿Has servido como inspiración?
Pues también.

-¿Te gusta el papel de musa?

-Me ha tocado, no me incomoda, realmente es parte de la interacción con los seres humanos. Creo que siempre doy lo mejor de mí misma, no sólo en el trabajo sino como ser humano. Un pájaro aplica su canto. Seguro no es el guardabarranco, tampoco el zanate. Es una casa de sonidos, de armonía cromática y sonora, donde se escucha a Tony Bennett con "Dejé mi corazón en San Francisco" o "La Voz" con "A mi manera", casi el himno personal de Angelita o también una ave agradecida de estar en un patio verde y urbano.

"No es conveniente --reflexiona-- seguir permitiendo que hayan dirigentes que hagan lo que quieran, si también cada uno de nosotros es un dirigente. Cuando no nos guste algo, no debemos quedarnos callados. En nuestras manos --en nuestras palabras-- está ese cambio".

Yo formo parte de una generación que vio cambios e impulsó cambios, se define y remata con lo que hubiera querido plasmar en el pasaporte: "Oficio: Periodista comprometida. Opción: por los pobres".

Gracias a la vida

Si Angelita es capaz de salir de un cuadro, también podría salir de un canto de Violeta Parra: la vida le ha dado tanto, pero sabe que "uno se tiene que amar primero para poder dar amor".

Tres matrimonios le han dado esta convicción de cemento armado: Yo soy una persona que sé amar, y he recibido amor, y no me arrepiento de eso". Pero el amor no puede pulular solo en este mundo. El mejor aliado del amor es un modelo de ser humano con todas sus extras: esperanza, sueño y fantasías para vivir.

Cuando la escuchamos parece que se nos irá con todos los colores de una pintura a algunos de los cuadros de la sala: "Todos los días tengo una fantasía que me hace vivir, me hace sonreír, estar alegre, vital y sana".

-¿Se puede jalar unilateralmente?

-Sí --y se ríe-- se puede... y esa persona ni sabe que está jalando, pero vos si estás contento, con tu corazón lleno de amor. El corazón debe estar lleno de amor para uno mismo y así poder dar. A mí me ha dado todo la vida.

Y ella hoy jala con alguien del imaginario de su existencia. Y Tony Bennett está ahí para ayudarla...

El Nuevo Diario. Especiales. Managua, Nicaragua. Sábado, 18 sept. 2004. 18 septiembre 2004