entrevistas



Rubí Arana: Cinco preguntas a Rubí


Por: Luis de la Paz

periodista


Cinco preguntas a Rubí
Entre los escritores nicaragüenses que residen en Miami destaca Rubí Arana, quien desde 1974 es parte de esta ciudad y de su quehacer cultural. Es parte esencial de Proyecto Dos, un interesante círculo de lectoras y talleres patrocinado por la librería Books & Books. Anteriormente, fue la animadora de la Peña Literaria Yhagro (1987-1992), en el Interamerican Center del Miamio Dade Collage (MDC).

Su labor como escritora se aprecia en los libros Emmanuel (Editorial Sibi, 2987), In nomine filii (Miami, edición personal, 1991), y Homenaje a la tierra (Proyecto II, 2008). Sobre este libro, que de alguita manera tiende a definir el espíritu de esta escritora nacida en Masaya, estudiosa de la cultura Maya, se apuntó: “Rubí Arana da vida poética a los desmanes de nuestro tiempo. Ve en la historia, la fe y la naturaleza, la vía que conduce a un impreciso y alentador porvenir”.

Con la escritora hablamos sobre su vida y su obra.

1. ¿Cuándo y cómo hablamos sobre su vida literaria?
En forma responsable, en los años 60. Desde pequeña escribí sin conciencia de “despertar literario” sintiendo esa inquietud como un consuelo.

2. ¿Cuáles considera usted que son los elementos que mejor definen su poesía?
Poesía de pensamiento; difiere del concepto occidental y que menos cabe en el contexto exteriorista de la grande (y pequeña) literatura que por más de sesenta años se viene dando en Nicaragua (a excepción de Carlos Martínez Rivas). Elementos panteístas, esotéricos, mágicos o quánticos, le ha asignado. En el diccionario de Autores Nicaragüenses se lee a Jorge Eduardo Arellano que dice de Rubí Arana: “Un sustrato esotérico que no ha tenido el tiempo ni la valoración que se merece, emerge de su producción intensa”. El vocablo esotérico me parece tan académico, tan alejado de mí, -anti-académica y anticonvencional- que le agregué una ‘H’ para formar el neologismo “hesotérico” talvez simbolizando un estilo de búsqueda personal, talvez otra forma de mirar el cosmos o la muerte, no sé, talvez solo un arrebato de carácter existencial, nada que no se pueda entender en este siglo.

3. Usted reside en Miami desde hace muchos años ¿Podría darnos una panorámica del quehacer artístico de los nicaragüenses en Miami?
La fundación Rubén Darío manejada por el doctor Aarón Tuckler es la más antigua del exilio, desde los 80’s es la única de primer nivel; aunque no se da ningún apoyo a los contados artistas genuinos. Hubo solidaridad con Danilo López para publicar sus antologías de Poesía Nicaragüense en USA de parte de Nora Sándigo, pero la American Fraternity no es una institución cultural, ni los libros que le siguieron llegaron al mismo nivel. El quehacer artístico está en Nicaragua: Festival de Poesía de Granada, ANIDE como expresión de las mujeres escritoras, Centro Nicaragüense de Escritores, Café Literario de Isabel Tiffer, etc. Además del respeto que se tiene por la poesía.

4. Usted es una activista cultural. ¿en qué proyectos trabaja en la actualidad?
En mi poética: la edición en inglés de Homenaje a la tierra y da a luz Números y poderes, un libro abandonado al tiempo. Estoy cocinando a fuego lento Piedra Fina, recopilación de criterio cerrado de los trabajos de autores nicaragüenses que presentó la Feria Internacional de Libro de Miami, desde 1992 hasta el año 2008, fecha en que cumplió esa institución los 25 años de fundada. Como animadora de Proyecto Dos, estoy en la librería Books & Books de Coral Gables. Durante el 2010 coordinaré las lecturas para la Biblioteca Regional de Kendall, dándose la primera en 9 de enero.

5. ¿Cree usted que las distintas nacionalidades y culturas que integran Miami, en si conjunto están creando una literatura propia, algo que podríamos llamar una literatura miamense?

Yo misma soy de Miami. Aquí mis libros, mi proyección. Siento que una amalgama se va formando y ojalá nos lleve a una cristalización de Arte, Pensamiento e Intenciones donde la mediocridad no alcance. Mi amor por la ciudad es un asunto con la tierra, personal y trágico. La revista ContraTiempo número 65 que circuló en la Feria del Libro de Chicago, anuncia en su portada: Cuentos y poemas desde Miami, cinco nombres de orígenes diferentes, unidos por la Literatura de la Ciudad: Maricel Mayor Malsán, Antonio Orlando Rodríguez, Daína Chaviano, Fernando Escobar y la Cenicienta de Rubén Darío.

Diario de las Américas. Miami, Florida. E.U. 31 octubre 2009