critica_literaria


Christian Santos: Elementos indigenas en la poesia de Christian Santos


Por: Teresa Anta San Pedro, PhD.

Directora de Lenguas Hispanoamericanas, Dept. de Filosofía y Religión. Montclair State University. New Jersey.-Catedrática de Literatura Hispanoamericana.The College of New Jersey, EU.


En su poemario Agualuna, Christian Santos, como señala la escritora Vidaluz Meneses, retorna a sus raíces indígenas, como dan fe de ello algunos de sus poemas como "Diosa Madre de la lluvia," "Diosa Madre de los sueños," y "Trilogía de vida en el amor". Este consciente retorno al mundo precolombino, pareciera indicar que la poeta se ha desencantado con el mundo occidental y desea encontrar la paz, la tranquilidad y la respuesta a sus preguntas en el mundo de sus ancestros amerindios. Una lectura más cuidadosa, sin embargo, nos conduce a conclusiones muy distintas. En la poética de Santos siempre han existido los elementos indígenas. Sus versos, en una forma consciente o inconsciente, siempre han condenado la invasión y todo lo que este acontecimiento histórico supuso para la Madre Tierra, como podemos ver en el siguiente poema, publicado por primera vez en Ventana en 1978, posteriormente en el Nuevo amanecer Cultural en el año 1992:

Ellos vinieron y decidieron/que mi casa mi hogar/mi cuerpo mi piel/la envoltura de mi alma/perteneciera a la bondad/a la entrega total/hasta hacerme sacrificar
a los pies de su altar/mi voluntad./Vinieron y se apropiaron/de cada fisura de mi cuerpo/matando mis deseos de mujer/obligándome en nombre de su Dios/
a parirles hijos de sus hijos/que serían mis dioses /y verdugos a la vez.

La toma del cuerpo femenino por parte de los invasores va más allá de su aspecto físico y no se limita al tiempo y al espacio de la ejecución, sino que se extiende a todo el cuerpo americano, por los siglos de los siglos. Sus hijos serán sus dioses y sus verdugos a la vez, pues el sistema de valores utilizado para juzgarla estará basado en la doctrina impartida por el dios del violador. Sin embargo la imposición no ha podido borrar la herencia indígena, y ésta se manifiesta una y otra vez a través de la obra de la poeta.

La comunión ser humano-naturaleza, es una constante en los versos de Christian Santos desde sus inicios, y ello, mas que una ruptura con la cosmogonía europea, representa la continuidad de su herencia indígena. Como afirma el guatemalteco-quiché Daniel Matul Morales: "Para nosotros el hombre contiene la concreción de todas las fuerzas siderales, por ello es perfecta su creación.
Creador-Creación, Criatura. No se puede separar la criatura del Creador porque unidas por la creación forman la eterna unidad." Dios, Naturaleza, Ser Humano son uno en el infinito tiempo y espacio. Como dice la poeta con ingeniosa naturalidad:

"Yo voy
por el camino entre el verdor
de los chilamates
y el amarillo de los corteses
Como ellos ya están en mi sangre
yo me quedo para siempre
en el paisaje."

Otro concepto indoamericano, que se repite constantemente en la obra de Santos, es el de que la vida surge del placer, como podemos ver en un fragmento de poesía indígena citado por la poeta "En paz y placer se viene a la vida / Goza pues de ello-. ¡Gocémonos!" Este "¡Gocémonos! va mas allá del goce personal, hay una invitación dirigida a todos a participar en el gran milagro del amor. Es un goce colectivo, que en los versos de Santos también se extiende a la naturaleza y al cosmos.

¡Gocémonos pues en la ternura de los cantos dadores de vida
gocémonos en los poemas florecidos de besos

Gocemos y cantemos de paz y placer!"

La poesía de Christian Santos, al igual que la poesía indígena cristianizada, se ha occidentalizado en apariencia, pero en su esencia, en su cosmovisión, nunca ha roto los lazos con sus raíces amerindias. Sus poemas nos hacen recordar el canto dedicado en Tejutla, Departamento de San Marcos, Guatemala, a la imagen de María Docella o Imagen del Maíz: "Qué dicha la que hoy tenemos... / De bailar a María / De bailar a la Doncella / Cuando estabas tierna / Te comía en elote / Y ya madura en marquesote." >

--Trabajo leido en un Panel sobre Santos en el VII Congreso Internacional de Literatura Centroamericano CILCA, realizado en Managua 1999 y publicado en El Nuevo Nuevo Amanecer Cultural. Nuevo Diario.Managua, Nic. 25 deSeptiembre 1999.

31 mayo 2008