critica_literaria


Colectiva: Década de los 90 -Noticias sobre la Poesía en Nicaragua


Por: Vidaluz Meneses

Poeta Nic. Generación de los 60


Década de los 90 -Noticias sobre la Poesía en Nicaragua
Todo es igual y distinto. Dios nos crea y la poesía nos junta. Círculos concéntricos o torbellinos, da igual, contra todo pronóstico el caos se ordena a sí mismo. Percibo un reflujo
La generación hija cuestionando a la generación madre. La poesía señalada de haber sido atada al compromiso en el hervor de los sesenta. Rebato la tesis. Para comprometerse hay que ejercer a fondo la libertad. Libremente comprometida. Esa fue la paradoja.

Hay un regreso a la intimidad de la palabra, a la recreación en su caldo de cultivo y propia resonancia. Conceptual, formal. La vuelta al enigma. Cautelosas o sueltas las palabras se refugian en su esencia semántica. Autodefiniciones que se cierran en sí misma. O danzan plásticamente sacralizando la forma.

Abramos el almario de jóvenes mujeres:

Suave
mi tierra se abre

Soltando y enredando
El hilo de su carne.

(Emergiendo, María Amanda Rivas)

Así la nada sostiene
el permanente equilibrio enajenado

absorta en lo interno de tu oído

desquicia la ráfaga alterada
dan ganas de penetrar en la ruptura

despreocuparse de la risa
abandonarla sin contemplaciones

o enviártela y dejar que resuelvas el enigma.

(De Flotaciones, ¿Qué? Blanca Castellón)


Palma rumba conga
al viento
bajo mis pies
retumbas tierra

ante mis ojos
alto baila el tiempo
tumba retumba
el sol.

(De Silencio de alas, Caribe, Isolda Hurtado)


Pero la poesía siempre encuentra su causa, su cauce. La revolución inconclusa. La mitad de la humanidad reconciéndose excluída a pesar de haber parido a la otra mitad donde también otros excluidos apuntalan las palabras.

Fuego certero. Revolvición proclama ahora, una joven iconoclasta y dice:


El fax compartido

....tarde pero seguro regreso textos que dejaste en mi poder,

vuelvo para constatar que terminé de irme.

Gur bai es poco........ (Tania Montenegro)

Innovadora y temeraria, de su escritura dice su casi contemporánea Carola Brantome: La Revolvición nos plantea un discurso que alucina y coloquializa con el lenguaje, convierte en escritura lo dicho de forma oral, abunda en frases hechas por el método de pegar dos o más palabras...asomaidesaparece, escuchatenta.

Tempestuosa, amenazante y fuerte como el título de su primer libro: Huérfana embravecida, Marta Leonor González remueve los cimientos, necesita tirar el lodo a los ojos del rostro que se niega voltear hacia el lado oscuro de la vida:

Mis abuelos me cuentan de tu existencia.
Te imagino amando a varios hombres. Con tu larga falda remangada hasta las rodillas y las manos de algunos hurgando con fuerza la cuchuña golpeando con sus molinos la entrepierna, a empellones embutiendo la cucaña, el dedo en la llaga donde ardió tu odio junto a los troncos de leña donde horneabas el pan.

Poesía confrontativa y retadora cuyo devenir es impredecible, no obstante la encontramos como un testimonio de su tiempo.

Creo que hay poesía para rato. Voces que estaban ahí, pero que se expresan en obra reunida como la de Karla Sánchez. Académica arriesgándose en la madurez por los caminos de la creación, como Margarita López. Ya el grupo de los ochenta-noventa, integrado por hombres y mujeres con su propio órgano de difusión, Los cuatrocientos elefantes se consideran establecidos. Los novísimos proliferan, engavillados se presentan como los rockeros de conjuntos: Los 19, por ejemplo, anunciados así para un recital colectivo. Los unidos en grupos profesionales interdisciplinarios: psicólogos, administradores, comunicadores sociales capaces de escribir, editar, publicar y distribuir su propia revista: Literatosis, bajo un nombre atribuido a Ernesto Sábato.

Esta fugaz noticia sobre poesía en Nicaragua, para cumplir uno de los compromisos con esta evento que reúne una vez más a la familia centroamericana, nos da pie para desarrollar el tema en otra oportunidad, por hoy quiero decir, que la poesía como actitud prevalece entre nosotras y nosotros.

Quienes creemos que es profesía; quienes la ejercen como digno y cuidadoso oficio estético; quienes encuentran en ella su propio camino de liberación y quienes se abren a la vida con la suprema inocencia de perennizar ese acto inaugural.

Nuevo Amanecer Cultural. El Nuevo Diario. Sábado 25 de Agosto de 2001 | Managua, Nicaragua 25 agosto 2001