critica_literaria


Blanca Castellón: Revelaciones en zigzag


Por: Helena Ramos

Poeta, periodista cultural, crítica literaria


Revelaciones en zigzag
Sus poemas imaginistas son desasosegados y sutilmente irónicos. Aunque procura mantenerse a prudente distancia de las teorías y las militancias, su postura –tanto estética como vital– es una tenaz construcción de un recodo de libertad, que ella opone a los cautiverios de género, clase, buenas costumbres o lo que fuera.

Nació en Managua en 1958, en el seno de una familia bien, lo cual la eximió de la necesidad de hacer carrera (o sea, realizar estudios formales para tener una profesión y ganarse la vida). Durante dos años estudió Derecho en la Universidad Centroamericana y considera que de buenas se libró, ya que no posee ninguna vocación abogadil. Está dedicada a su familia y su labor literaria. Es una apasionada autodidacta, que sabe desestabilizar a personas demasiado sensatas con serpenteos y zigzag de su inteligencia.
Escribe con “cierta constancia” desde la edad de 12 años. Debutó en 1989 en La Prensa Literaria y a partir de entonces, publica aplicadamente. En el 2000 obtuvo el Primer Premio Internacional del Instituto de Estudios Modernistas (España) en el ramo de poesía.

Hasta la fecha, ha editado tres poemarios: Ama del espíritu (Managua: Editorial Decenio, 1995), Flotaciones (Managua: Fondo de Promoción Cultural del BANIC, 1999) y Orilla opuesta (Valencia, España: Editorial del Instituto de Estudios Modernistas, 2000; segunda edición: Managua: Instituto de Estudios Modernistas, 2000). Desde el 2000 funge como Vicepresidenta de Centro Nicaragüense de Escritores y fue reelecta para este mismo cargo en el 2003. Está muy ligada al grupo literario 400 Elefantes y aparece en su antología colectiva El sinónimo antónimo (Managua: Ediciones 400 Elefantes, 2002). Blanca Castellón es la artista de la más reciente promoción incluida en la antología bilingüe Poésie nicaraguayenne du XX siècle / Poesía nicaragüense del siglo XX (Genève, Editions Patiño, 2001), compilada por la escritora nicaragüense Gloriantonia Henríquez.

Torpeza

Hubiese podido
burlar el poema
que te vigilaba
y entrar
con todo sosiego
en tu sueño
pero me distrajo
una vaca en el pasto.


Flotaciones

Mi madre creía en las miradas

***

Agua del planeta
inúndame el adiós

***

No inventes más lunas en la ducha

***

Hay un desnudo en el vino
y está completamente solo

***

Que se callen las paredes que yo oigo

***

Madre, ¿crees que miro?
¿me ves ver?

¿estás mirando mi mirada?

¿estás aún?

quiero verte mirar

mírame lo ciego del sentir

cuéntame las cavidades
interprétame el fondo

bajemos juntas el telón
y préstame tu auréola


Glosolalia

VII

Mi perro entiende que nunca llego
sobre la tensión del tiempo vengo y voy

olfatea el extremo de la noche
donde me sostengo apenas

sabe perfectamente que acaparo
en un solo bostezo todas las estrellas

puedo alejarme tranquila de mi cuerpo
abandonarlo en cualquier sofá

él se queda echado con los ojos desgajados
esperando que vuelva en mí

un día de éstos no lo dudo
mi perro escribirá un poema.


Cortinas rojas

Cada vez que miraba las cortinas rojas
que heredé de mi abuela
me entraba la misma pesadez en las piernas

los párpados se resbalaban
por la circunferencia ocular

finalmente me desvanecía en tu boca

aprovechabas la ocasión

para gastarme lentamente
en el cielo de tu paladar

hasta dejarme como una rebanada de carne

y a pesar de que ostentabas ser vegetariano
me consumías con deleite

muchos años hemos cometido el mismo ritual
y aún no logro entender
por qué las cortinas rojas permanecen intactas.


Cuando se excede la lluvia

Hay quienes dicen que la lluvia
es un ruido sin acordes exactos

–rival de lenguas difuntas–

lloro al compás de su rima absurda

¿qué más puedo ofrecer
a su gratuito canto?

sólo agua
aguacero del ojo

y mi rebeldía
por los que sufren

sus notas más ruines.


Sensibilidad canina

De un tiempo acá
mi perro parece haber
perdido las nobles intenciones
de escribir poemas

más bien ladra
sobre asuntos tan banales
como un hueso de vaca
o una galleta integral

yo no sé
tan erudito que lucía
hace apenas unos meses
cuando asistía
con puntualidad
a las reuniones de poetas
a las mesas redondas
conquistando a los letrados
con su actitud reflexiva

hoy por hoy
ha volcado su interés
hacia otras artes
que no le hacen
ningún bien a su figura
y suele degustarlas
con un placer envidiable

sí amigos
mi perro ha desarrollado
un excelente olfato
para desentrañar la calidad
en las artes culinarias.

Managua, Nicaragua. 7 Días... 19 julio 2006