critica_literaria


Conny Palacios: Doliente y refinada


Por: Helena Ramos

Investigadora y crítica literaria, poeta, periodista cultural


La vida de una persona es integral; la separación entre lo público y lo privado, entre la carrera y la vocación –o vocaciones múltiples– es convencional; recurrimos a ella para simplificar y aprehender la urdimbre de la existencia. Porque si no, ¿cómo trazar una semblanza? ¿Cómo catalogar las vivencias, las acciones, los pensamientos, que, siendo un todo, son, sin embargo, diversos?

Es fácil decir: Conny Palacios –seudónimo de Conny Flores de Palacios– es catedrática, novelista, ensayista, poeta y crítica literaria. Pero luego, es forzoso describir aparte sus facetas, teniendo presente que tal dislocación es sólo un recurso narrativo…

La escritora nació en 1953 en Matagalpa, donde pasó su infancia y juventud. Manifestó desde temprano el interés por las humanidades. En 1975 ingresó a la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua). Simultáneamente era profesora de español en el Colegio San José y en el Instituto Nacional Eliseo Picado, ambos de Matagalpa. "Estudiaba en los cursos sabatinos durante el año lectivo y en las vacaciones de los maestros me trasladaba a Managua, vivía allí por tres meses y tomaba hasta 4 ó 5 clases..."

En 1979, durante la Cruzada de Alfabetización, fungió como supervisora regional de las Unidades de Alfabetización en Matagalpa. En el transcurso de este período continuó sus estudios en la UNAN; los abandonó en 1981, cuando le faltaba sólo una clase para obtener la licenciatura, y se marchó a los EE.UU. El exilio siempre es una ruptura radical; con frecuencia trunca planes o los cambia de rumbo. No fue éste el caso de Palacios, que jamás perdió de vista sus metas.

En 1984 se licenció en Artes en la Universidad de Santo Tomás de Miami. En junio de 1995 obtuvo el grado de Ph. D. en Español, con especialización en Poesía Hispanoamericana Contemporánea, en la Universidad de Miami. Su tesis doctoral –publicada en 1996 como libro por la Academia Nicaragüense de la Lengua– se titula Pluralidad de máscaras en la lírica de Pablo Antonio Cuadra como expresión de la búsqueda del ser.

Un estudio temático

Desde 1988 imparte clases en las universidades estadounidenses. En el 2000 Whitworth College le concedió un reconocimiento por su excelencia docente (Teaching Excellence Award). Actualmente labora en Anderson College, Carolina del Sur. Está preparando una antología de poesía nicaragüense contemporánea. Las áreas de su especial interés son: la poesía de autoras centroamericanas y la poesía femenina y feminista de Nicaragua. En el 2001 ingresó a la Academia Nicaragüense de la Lengua en calidad de miembro correspondiente.

La trayectoria docente de Conny Palacios es firme desde sus inicios, clara y tesonera. En cambio, su faceta de literata permaneció oculta durante un largo tiempo. "Empecé a escribir desde muy jovencita, quizás a los 18 años, tengo poemas inéditos de esa época. Mi primera publicación fue en los 90, en la revista Aleph de la Universidad de Pennsylvania, fue un artículo sobre PAC."

En 1994 debutó como novelista al publicar En carne viva (Miami: Editorial Torres de Papel). Este libro fue seguido por cuatro poemarios: Exorcismo del absurdo y Percepción fractal (Managua: PAVSA, 1999), Radiografía del silencio (Madrid: Ediciones Torremozas, S. L., 2003) y Poemas que muerden (incluido en el volumen La poética de Conny Palacios de Anthony Robb, Managua: PAVSA, 2004).

En su obra poética, Palacios prefiere finos juegos de matices a la policromía. La noble pátina de mito –añadida a través de las alusiones helénicas y el mesurado arcaísmo del lenguaje– confiere a su lírica una refinada opacidad. Susurros, ayes, puntos suspendidos se agitan en clara penumbra… Sus dolores y gozos, por así decirlo, biográficos, se transmutan en angustia existencial con escasos elementos narrativos.
Aunque el tema de un amor no correspondido –al menos, a plenitud, como la hablante lírica anhela y exige– está presente en todos los libros de la autora, resulta evidente que su "deseo de libertad" y autonomía ha ido consolidándose, imponiéndose sobre el "deber ser" femenino tradicional.

Poemas:

Y lo quiero y lo quise…

Y lo quiero…
A pesar de
que horada mis llanuras,
que destruye
mis campos de trigo,
que pisa fuerte en mis hondonadas,
que hace caminos sobre mi alma.
Y lo quise…
por su sed de aventuras,
por su corazón frutal,
–dulce carne de níspero–
por su valentía amanecida,
–soldado victorioso en muchas batallas–
por la solitud que se empozaba en su alma,
por su afán de conversar con las estrellas
para después tejer historias,
canicas escondidas en sus bolsillos…

¿Cómo…?

¿Cómo rehacer la verticalidad
de los árboles
que reclaman su contacto
con el cielo?
¿Cómo levantar al caído árbol
que ha celebrado nupcias
con la noche?

7 Días, Edición 445 del 1 al 7 de Noviembre del 2004 7 noviembre 2004