critica_literaria


Colectiva: La mujer en la literatura nicaragüense


Por: Helena Ramos

Poeta, crítica literaria, periodista


Ya no es novedad el afirmar que la condición de género influencia los enfoques a través de los cuales la historia –o mejor dicho, los historiadores– perciben y analizan los fenómenos sociales. Con gran acierto dijo la escritora norteamericana Anaïs Nin (1903-1977): “La historia, igual que un reflector, ha iluminado lo que quería iluminar y a menudo omitió a la mujer”. Muchos elementos de la discriminación genérica aún persisten en los contenidos educativos, y la enseñanza tradicional de la literatura se presta a la interpretación sexista, pues usualmente sólo registra nombres de varones.

La crítica tampoco es indiferente al género, aunque los críticos digan lo contrario. Hay un ejemplo muy elocuente de ello, que no se relaciona con la literatura sino con las artes plásticas. En 1922 el Museo Metropolitano del Arte adquirió por 200 mil dólares el Retrato de Mademoiselle Charlotte de Val d’Ognes, creyendo que fue pintado por Jacques-Louis David (1748-1825), y todos consideraban el lienzo una verdadera obra maestra, hasta que en 1951 surgieron fuertes indicios de que fue pintado por Constance-Marie Charpentier (1767-1849), discípula de David. Enseguida los calificadores encontraron al cuadro “debilidades sabiamente veladas” y “espíritu femenino”. Este caso no es el único ni mucho menos…

En el otro orden, Nicaragua hasta la fecha no abunda en historias de su literatura, lo cual hace que el público lector carezca de posibilidad de comparar y confrontar fuentes, limitándose en muchos casos a una sola: Panorama de la literatura nicaragüense del prolífico investigador Jorge Eduardo Arellano, publicado por primera vez en 1966 y reeditada año tras año. Es un libro ciertamente imprescindible, pero allí las mujeres figuran como integrantes, por así decirlo, orgánicas, del proceso literario sólo a partir de la década de los 60, aseveración que cercena aproximadamente un siglo de presencia femenina en la literatura nicaragüense. La edición más reciente, Literatura nicaragüense (Managua: Ediciones Distribuidora Cultural, 1997), presta mayor atención a las escritoras, pero no escudriña las causas del “silencio literario” de las mujeres ni ahonda en las razones de su integración a las letras.

Uno de los objetivos de la Asociación Nicaragüense de Escritoras (Anide), fundada en 2000, es la divulgación de la obra de las artistas nicaragüenses, tanto las del pasado como las actuales. Y tenemos mucha caña que moler.

Nombres inaugurales

Ahora nos resulta difícil imaginar hasta qué punto las normas sociales restringían el comportamiento de las mujeres, que en el siglo XIX ni siquiera eran consideradas ciudadanas sino “habitantes” y no tenían derecho a acceder a la educación media, ya ni se diga la universitaria. También carecían del derecho al voto. Y, aunque esto no estaba plasmado en ninguna ley, cualquier actividad intelectual –incluyendo, por supuesto, la escritura– les estaba vedada. Así lo establecía el mandato cultural.

Sin embargo, las mujeres nicaragüenses empezaron a transgredir los límites del “deber ser” genérico al menos a mediados del siglo XIX, y es posible que las investigaciones posteriores permitan fijar fechas aún más tempranas.
Hasta donde sabemos, el honor de ser pioneras en la materia les corresponde a las mujeres sauceñas. El historiador estadounidense E. Bradford Burns, profesor de Historia de la Universidad de California, Los Ángeles, consigna en su libro Patriarcas y pueblo: el surgimiento de Nicaragua, 1798-1858: “En el transcurso de mi investigación, tan sólo encontré un documento cuya autora fuese una mujer: se trata de un poema publicado en 1854 bajo el seudónimo de La Patriota del Sauce”. No sabemos cómo se llamaba realmente aquella mujer, desconocemos las circunstancias de su vida, pero son evidentes sus inquietudes políticas y literarias.

Otras adelantadas son Vital y Leonor Sisón, mencionadas en el estudio del historiador corinteño Salvador D’Arbelles (1900-1977), El Periodismo en Corinto (1972), que dice: “Este periódico (La Escuela y la Cruz) vio luz pública en los primeros días de 1861 en la hoy ciudad de Corinto, cuando ésta comenzaba a organizarse en lo que entonces se llamaba Punta de Icaco. Era manuscrito y fue editado por dos hermanas: Vital y Leonor Sisón, oriundas de El Realejo, de padre chino y madre nicaragüense; dos hermanas verdaderamente bellas, de ideas religiosas bien arraigadas, devotas, que se trasladaron de El Realejo a la isla Punta de Icaco fundando la primera escuela en la mencionada isla, y sacando una hojita periódica que era colocada en lugares visibles para que fuera leída por los habitantes de la isla. Sólo se tienen noticias de cinco ejemplares diferentes; eran de índole literario-religiosa, y daban a conocer noticias del lugar. Este fue el primer periódico publicado en Corinto”.

La masaya Cándida Rosa Matus (1850-1928) fue una de las primeras mujeres que se dedicaban a la escritura con cierta persistencia. Nunca publicó en vida; ocho poemas suyos, seleccionados por una amiga e incluidos en el libro de otra autora, Adriana Gómez de Calderón, vieron la luz 16 años después de su muerte (Poemas regionales y amistosos. Managua: Tipografía Progreso, 1944). Vale la pena señalar que la publicación tardía –aunque rara vez póstuma– de la obra escrita por mujeres continúa siendo un fenómeno frecuente.
El argumento a favor de la constante marginación de las autoras pioneras que la crítica tradicional suele esgrimir consiste en que la obra de ellas carece de mérito estético (un hecho un tanto difícil de confirmar o rebatir, ya que los escritos de estas mujeres están dispersos o extraviados). No obstante, el caso de Clementina del Castillo demuestra que la notable calidad literaria tampoco representa garantía alguna.

Un anonimato revelador

Con este nombre está firmado “Las sensaciones”, largo poema epistolar publicado por primera vez en 1896. Jorge Eduardo Arellano escribe al respecto: “Concentrados y felices, sus versos proceden de una descarga sorprendente de erotismo que supera la censura moral a que estaba sometida la mujer en ese tiempo. Por otra parte, revela a una apología del sexo, explicable en parte dentro de los logros ideológicos de la revolución liberal de José Santos Zelaya”, que tuvo lugar en 1893.
Aunque el libro fue reeditado 4 veces, resultó ser demasiado audaz para su tiempo. Permaneció en el olvido durante casi cien años, hasta que fue rescatado por Arellano e incluido en su Antología general de la poesía nicaragüense.

No obstante, el rescate en sí no ha reivindicado el texto. El público lo ignora; los críticos lo ven más bien como una curiosidad y no se ha podido averiguar quién está escondido bajo el seudónimo de Clementina del Castillo.
El uso del alias y la negativa de salir del anonimato aun para cosechar laureles son argumentos a favor de que la autora sea una mujer. A un varón, el público le hubiera disculpado gustoso la festiva sensualidad de la obra; en cambio, una mujer hubiera tenido que enfrentarse a las acusaciones de inmoralidad, descaro, falta de pudor... Ignoramos si el texto es autobiográfico, pero es lógico suponer que lo iban a percibir como tal; entonces, revelando su verdadero nombre, la escritora hubiera puesto en la picota no sólo a sí misma sino también a su pareja. No es de extrañarse que no haya querido pagar este costo.

El desfile de las olvidadas

Los escritos de varias autoras están dispersos o perdidos, ya que nadie estimó importante recogerlos, mucho menos estudiarlos. Tal es el caso de Mercedes Bermellón. El periódico leonés El Nacional la menciona en su artículo del 3 de enero de 1897 como una mujer que, sustrayéndose “a los oficios propios de su sexo”, “se ha metido a literata y criticadora”. “En varias ocasiones la hemos visto agarrarse pecho a pecho con los doctores romanos en materia de Lógica y Oratoria”, acota el articulista, enfocando a Mercedes Bermellón como un “fenómeno” –algo similar a un ternero de dos cabezas– y no como una persona pensante. Pese a haber sido “noticia” en su tiempo, está completamente olvidada.
No se conoce ni una sola línea de sus escritos.

Comparte con ella el olvido y la pérdida de la obra Josefa María Vega Fornos (Masaya, 1879/ 80-Masaya, 1920). Llamada “la poetisa niña”, comenzó a componer versos a muy temprana edad. En 1888 fue aplaudida calurosamente durante la velada literaria que el Club Social de Masaya ofreció al presidente de la República Evaristo Carazo. “Dentro de seis u ocho años será la primera de nuestras poetisas centroamericanas”, escribió al respecto la Revista Literaria, Científica y de Conocimientos Útiles (León, 1888). Estudió en el Colegio de Señoritas de Granada, donde obtuvo el título de maestra. Dada su excelencia académica, después de la graduación pasó a dar clases en el mismo establecimiento, perfilándose como docente de grandes capacidades. Sin embargo, su trayectoria literaria y profesional fue interrumpida por lo que en aquella época se llamaba “un flechazo de Cupido”. Se casó con el coronel Manuel Antonio Cuadra Urbina y se distanció de la poesía. Sus 6 hijos varones han sido o son TODOS notables intelectuales (4 de ellos, literatos) y sus 3 hijas mujeres, amas de casa. Tenía mucha razón la escritora norteamericana Virginia Woolf (1882-1941) al afirmar que el primer paso para llegar a ser artista es matar al Ángel del Hogar.

Prácticamente toda la obra de Josefa Vega está perdida. Se conservan “Un saludo” en Revista Literaria, Científica y de Conocimientos Útiles (León: No.4, 15 de abril de 1888) y “De gris”, incluido en Poesía nicaragüense, antología compilada por María Teresa Sánchez (edición de 1948). En aquel texto se percibe el hálito de hiriente dulzura y las líneas “amo los ojos negros, dormidos, /semivelados por la pasión” tienen el encanto de “oscura transparencia”.

La lista de autoras que estaban activas en el primer tercio del siglo XX, sin publicar nunca un libro, es larguísima: Aura Rostand, Blanca Vega, María Fugle, Blanca Victoria Mejía, Rosa Choissel-Praslin, Alicia Rostrán, Fany Glenton, Nila Jiménez, María Teresa Medal... Si agregamos a la nómina a las ensayistas –algunas de ellas, con libros publicados– María A. Gámez, Josefa Ortega, Adela Moncada, Sara Barquero, Justina Huezo, Sara Solís, Juana Molina, Zoraida Matus, se hace todavía más patente el hecho que TODAS ellas han sido excluidas por completo del corpus literario. Se desconocen sus obras, se ignoran sus biografías. A excepción de Aura Rostand, Sara Barquero y Justina Huezo, no aparecen en ningún diccionario de autores nicaragüenses; únicamente la primera ha sido incluida en antologías. Para todos los efectos, nunca existieron.

“¿Nadie en mi nombre pensará mañana?”

Las escritoras del siglo XX que habían logrado salir del anonimato y publicar, se tuvieron que enfrentar con otras formas de la marginalidad: la desdeñosa condescendencia cuando obedecían las reglas y las acusaciones de inmoralidad cuando las violaban.

Rosa Umaña Espinosa (1872-1924), poeta y crítica literaria, hizo frente a toda una hueste de adversidades: era provinciana (no se sabe exactamente si nació en Villanueva o en Estelí), mengala, pobre, huérfana y autodidacta. Para colmo, padecía de tuberculosis. Aun así, ha logrado publicar parte de su obra: Recuerdos y esperanzas. Prosas y verso. Managua: Tipografía Moderna, 1906; Ayes del alma. León: Tipografía J. Hernández, 1909; Luz del ocaso. Primera parte: Juicios críticos. Segunda parte: Poesías. León: Tipografía J. Hernández, 1916 (casi huelga decir que ninguno de estos libros no ha sido reeditado, ni en su totalidad ni parcialmente). Según Jorge Eduardo Arellano, Rosa Umaña “asumió seriamente la poesía”. Asimismo, asumió el malditismo finisecular. Su participación en los círculos literarios, en ese entonces exclusivamente masculinos, le valió la reputación de “rara” e “impúdica”, de lo cual ella estaba muy consciente.

Ése era el precio de ser poeta; Rosa Umaña –poetisa maldita– lo sabía y murió en su ley: pobre y sola. Pero sí le preocupaba a ella su permanencia como literata, el destino de su obra. Lamentablemente, no aparece ni siquiera en la antología La mujer nicaragüense en la poesía, recopilada por Daisy Zamora, aunque un poema suyo se encuentra en la Antología general... de Jorge Eduardo Arellano.

Ilustre y marginada

Tampoco pudo imponerse en el campo de las letras nicaragüenses la altiva, dinámica y perseverante Josefa Toledo de Aguerri (1866-1962). Su presencia es tan notoria y su aporte, tan descomunal que resulta imposible obviarlos. No obstante, ahora es conocida únicamente como maestra de generaciones; su faceta de escritora –antes que nada, ensayista– fue primero desvalorizada y luego, olvidada.

Josefa Toledo era una autora muy fecunda y de calidad desigual, pero sus mejores escritos permiten perfectamente apreciar su talento narrativo. Durante las décadas del 10, 20 y 30, el impacto que causaban era todavía mayor. En 1918 obtuvo el primer premio en la rama de ensayo en los primeros Juegos Florales realizados en Managua. Entonces, corrió el rumor que ella no era la verdadera autora de aquellas descollantes obras, sino que pagaba a escritores varones para acceder a la excelencia. Esta afirmación no se basaba en un hecho concreto sino en una premisa misógina: escribía “demasiado bien para ser mujer”. Ergo: el autor real tenía que ser un hombre.

Ahora la intachable reputación de Josefa Toledo, ensalzada oficialmente como arquetipo de maestra y proclamada una “heroína sin fusil”, ya no da pie a estas acusaciones. Sin embargo, tal beatificación escindió y marginó los aspectos más interesantes de sus actividades. Apenas en los 90 la historiadora nica-estadounidense Victoria González redescubrió a Josefa Toledo como una figura fundacional del feminismo en Nicaragua; la reincorporación de su aporte como escritora al acervo cultural del país está lejos de ser llevada a cabo, puesto que sus obras no se reeditan desde los años 30. Además, la crítica tradicional no las considera “literatura” en pleno sentido de la palabra. Resultado: famosa y venerada, Josefa Toledo continúa siendo marginada.

Un mañana que todavía no ha llegado

Otra figura de la “epopeya de las olvidadas” es la poeta Yolanda Caligaris (1910-1964). Hija de Ángel Caligaris, un emigrante italiano que hizo fortuna durante el gobierno liberal de José Santos Zelaya, Yolanda inició sus estudios de secundaria en el colegio de las ursulinas en Génova, Italia, y se graduó en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Managua.

Ha publicado tres poemarios: Bajo las estrellas. México D. F.: Editorial Cultura, 1945; Sagitario. México D. F.: Editorial América, 1954; y Alcázar de ensueño. México D. F.: Editorial América Nueva, 1960. Obtuvo en el concurso de la Asociación de Escritores y Artistas Americanos la Flor de Lis de Oro por un soneto dedicado a Rubén Darío. Colaboraba en La Noticia (bajo el seudónimo de Zolianica), La Noticia Ilustrada y Suplemento.

En 1935 la ensayista Josefa Toledo de Aguerri la señaló como una de las escritoras que “plasma(ba)n su inspiración en camino del modernismo, no exento de pensamiento y delicadeza”. La eminente educadora incluso consideraba que Yolanda era la que hacía una “mayor labor” entre aquellas literatas.
Guillermo Rothschuh Tablada, escritor y crítico nicaragüense –chontaleño, para más señas– manifestó respecto a Yolanda Caligaris: “Ella inauguró un estilo, un sentimiento, y mañana, cuando se haga con exclusividad una historia de lo que la mujer produjo en nuestra literatura nacional, ella junto a Rosa Umaña Espinosa serán las pioneras”. Lamentablemente, este “mañana” justiciero aún no ha llegado.

Lucero solitario

Otro caso de exclusión es el de Aura Rostand (seudónimo de María Selva Escoto, conocida como María de la Selva, 1905-1959). Los diez hermanos Selva Escoto –los De la Selva– fueron una familia extraordinaria. Se destacan especialmente: Salomón (1893-1959), poeta modernista precursor de las vanguardias; Rogelio, licenciado en Derecho, secretario privado del presidente de México Miguel Alemán; Roberto, escultor y grabador. María, que compartía con sus hermanos varones la vocación por las letras y las aventuras, es la menos conocida. Creció en la metrópoli, en el ambiente “de conspiración política y amorosa, de liturgia, de aparecidas, de brujería”. Se casó joven, según se estilaba en ese tiempo, y tuvo dos hijos, pero nunca se ha convertido en una matrona sedentaria, acomodada en la rutina. Le gustaba viajar; residió un tiempo en Bluefields, Costa Caribe –inaugurando de paso el tema “costeño” en la poesía nicaragüense con su poema “Mediodía en Bluefields”–, y en Nueva York.

El 28 de noviembre de 1929 estuvo presente en el homenaje que Panamá rindió a la poetisa María Olimpia de Obaldía (1891-1991) y, fuera del programa, “recitó en forma magistral, un poema de su cosecha y preparado para tal ocasión, que recibió nutridos aplausos”. En los años 30 se trasladó con sus dos hijos a México, donde se dedicó al periodismo (se sabe que colaboraba en la sección femenina de la revista Hoy). Su esposo no quiso seguirla, lo cual, al parecer, no le importó demasiado a Aura. Era arrojada e independiente.

Los últimos 15 años de su vida los pasó prácticamente postrada en la cama; sin embargo, convirtió su recámara en un verdadero salón adonde acudían los personajes más preeminentes del mundo artístico de México: Mario Moreno Cantinflas, María Félix, Jorge Negrete, Agustín Lara... Aura prohibía suspender la velada si comenzaba a sentirse mal: respiraba oxígeno puro para aliviarse y se reincorporaba a la conversación. Jamás interrumpió su labor periodística; al lado de su cama de posiciones, tenía la mesita con una máquina de escribir.
Dos poemas suyos (“Árbol” y “Mediodía en Bluefields”) están incluidos en la antología Nicaragua lírica (Chile: Editorial Nascimiento, 1937) de Augusto Oviedo y Reyes (1905-1968). Es la única mujer que aparece en dicha recopilación. De poco le ha valido esta temprana y merecida distinción. Ahora su obra literaria, dispersa en los periódicos de América Central y México y parcialmente inédita, es apenas conocida por el público.

Doblemente única

Todas las escritoras nicaragüenses que podrían ser ubicadas dentro de la corriente modernista y posmodernista, quedaron al margen de las investigaciones y de la mayoría de las antologías. Fueron condenadas sumariamente al olvido. Lo mismo ocurrió con la poeta Carmen Sobalvarro, la única mujer que formaba parte del Grupo de Vanguardia. Es también la única olvidada por la crítica.

Se sabe muy poco de su vida. Nació en 1908 en Ocotal, cerca de la frontera de Nicaragua con Honduras. La publicación periódica El Gráfico de Managua de 3 de noviembre de 1929 la menciona como integrante del Comité Central Republicano de Tegucigalpa. Carteaba con Augusto César Sandino (1895-1934), de quien estaba enamorada platónicamente.

A mediados de 1931 llegó a Granada y se integró al Grupo de Vanguardia. Formaba parte de la Anti-Academia Nicaragüense de la Lengua, una antítesis sarcástica de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Sus integrantes aspiraban a “una literatura vernácula verdaderamente libre, personal y juvenil”. En 1929-30 era colaboradora permanente de la revista Mujer nicaragüense, publicada por Josefa Toledo de Aguerri. Posteriormente se estableció en Honduras, porque, a diferencia –crucial– de los demás vanguardistas, no se avino desde el inicio con el régimen de Anastasio Somoza García (1896-1956). Es sencillamente injusto e inexacto proclamar, como lo hace el escritor nicaragüense Julio Valle-Castillo en su prólogo para el libro Tres amores de Manolo Cuadra (1907-1957) que aquél fue el único vanguardista de izquierdas. Carmen Sobalvarro no era menos izquierdista.

La investigadora hondureña Adaluz Pineda en su antología Honduras: mujer y poesía (1998) dice, refiriéndose a la poeta Ángela Ochoa Velásquez (1886-1969): “Luis Andrés Zúñiga, el fabulista hondureño por excelencia, prologa su libro de versos (1934) y la ubica junto a Clementina Suárez (1902-1991), Victoria Bertrand (Alma Fiori, 1907-1952), Fausta Ferrera (1891-1971) y Carmen Sobalvarro (esta última aparece en la nota de LAZ, pero es nicaragüense) como las directoras de este movimiento literario perteneciente a la Última góndola”.

Sobalvarro falleció en los 40. No había publicado libro; su obra está dispersa en los periódicos y los numerosos estudios dedicados al Grupo de Vanguardia la omiten olímpicamente. Pero, si era tan insignificante, ¿cómo esta joven pueblerina logró impresionar a los vanguardistas, que eran iconoclastas, altivos y excluyentes? Off the record, se ofrece una explicación que no tiene nada que ver con la literatura: Carmen Sobalvarro era hermosa, tenía unos ojos inolvidables... Entonces, la catalogan como una suerte de “novia” del grupo, lo cual no corresponde a la verdad histórica. Ella era una persona reservada, seria, nada decorativa; fue admitida a la agrupación gracias a sus méritos literarios.

Hace tiempo lo narró en sus memorias Pablo Antonio Cuadra (1912-2002), el único ex vanguardista que no fue afectado, a partir de los años 40, por una amnesia selectiva respecto a Carmen Sobalvarro. Es un declarante válido, bien informado e imparcial, ya que las reivindicaciones feministas no le interesaban. Aun así, el criterio sexista se impone, a la escritora ocotaleña la siguen percibiendo como “novia” del grupo y no como su plena integrante.

La preclara emotividad de la poesía de Carmen Sobalvarro no está basada en la mera espontaneidad, que, a su vez, casi siempre brota de la ignorancia. La sencillez de la poeta es meditada y culta (eso no quiere decir culterana o erudita). Para percibirlo, basta con asomarse a esta estrofa: “Antiguo cancionero de la llanura/que ama la verde fronda, /como ama la dulzura/los labios de Gioconda.”

La recuperación de la obra de Aura Rostand y de Carmen Sobalvarro se dificulta además por el hecho que ambas vivieron gran parte de su vida fuera de Nicaragua (pero siempre se consideraban a sí mismas escritoras nicaragüenses). Como resultado de esta escisión, quedaron en el limbo. Los investigadores hondureños no incluyen a Sobalvarro en sus análisis porque ella era nicaragüense; los nicaragüenses tampoco la incluyen porque vivía en Honduras. Otro tanto ocurre con María de la Selva.

Las narradoras: “más peor”

En general, la narrativa nicaragüense tuvo un desarrollo más tardío y modesto que la poesía. Las mujeres dedicadas a la narrativa resultaron ser las más marginados dentro de un conjunto de por sí marginal.

La pionera, por así decirlo, simbólica, de este género fue María Cristina Zapata Malais (1898-1970), ensayista, narradora, periodista, poeta y además, política de filiación liberal. En su juventud dirigió el periódico La Voz del pueblo, que editaba en su imprenta personal y distribuía gratuitamente. Ha sido una ardorosa liberal y antiintervencionista. En la década de los 30 carteaba con Augusto César Sandino (1895-1934).

A inicios del siglo XX publicó una novela, pero ningún ejemplar de ésta se ha conservado. También introdujo formas modernas de poesía antes de que surgiera el Grupo de Vanguardia, aporte que nadie ha estudiado a fondo.

La primera autora nicaragüense que ha publicado un libro de narrativa del cual se tiene conocimiento preciso es Nilla Clara Mélida Ravetalla (seudónimo de Carmen Mantilla de Talavera, Ocotal, 18??-después de 1935), madre de Carmen Talavera Mantilla, también escritora. En los años 30 colaboraba en revistas y publicó Los piratas (Managua: Tipografía Pérez, 1935).

Josefa Toledo de Aguerri, interesada en tomar pulso a los avances de las mujeres en todas las esferas, percibió en aquella noveleta histórica un “eco nostálgico” y “sabor de leyenda”; también captó el “fuerte romanticismo” un tanto trasnochado. No era una obra de aquellas que marcan un hito en la literatura, como tampoco lo fueron los demás escritos publicados en aquel período, poco ubérrimo para la prosa pinolera. Sin embargo, a estos otros –todos varones– no los han excluido por este motivo de la historia de la literatura, como ocurrió con Ravetalla.

Creo pertinente señalar que Margarita Debayle Sacasa de Pallais (1900-1983), conocida únicamente como destinataria del poema dariano, “Margarita, está linda la mar”, no fue tan sólo una musa inspiradora, inconsciente y espontánea. Según Nicaraguan National Bibliography, 1800-1978/Bibliografía Nacional Nicaragüense, 1800-1978 (Latin American Bibliographic Foundation, Redlands, California /Biblioteca Nacional Rubén Darío, Nicaragua, 1986), ella misma publicó dos libros: Cuentos para niños (Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1943) y El panamericanismo a través de Roosevelt y Darío (¿Panamá?: ¿1943?). No he podido, hasta la fecha, tener acceso a estos libros, pero el mero hecho que ella haya escrito y publicado es significativo.

Otra notable segoviana, Madame Fleure (seudónimo de Carmen Talavera Mantilla, Ocotal, 19??-Managua, después de 1967), hija de Ravetalla, era narradora, poeta y asidua colaboradora de periódicos y revistas. Publicó dos libros: Tormenta en el Norte. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1947; y Seda de aquellas moreras. Managua: 1957.

José Floripe, fervoroso investigador de las tradiciones culturales de Estelí, la caracterizó de la siguiente manera: “Ella no cabía en Estelí porque era una mujer superior por su instrucción y sus aspiraciones intelectuales”. La única investigadora que prestó atención a esta autora es la filóloga nicaragüense Nydia Palacios, que la menciona en sus estudios sobre la novela nicaragüense. Pero continúa siendo una especie de compartimiento estanco.

Es realmente dramática la omisión que sufre la obra de Margarita Gómez Espinosa (1915-1997), narradora y ensayista. Desde 1962 hasta 1979 ella se desempeñaba como agregada cultural de la Embajada de Nicaragua en España. En 1956 fue electa Mujer de Nicaragua por la Unión de Mujeres Americanas. En 1974 la Academia Real de Cádiz la designó miembro correspondiente.

Como no era simpatizante de la Revolución Sandinista, durante la década de los 80, Gómez residió en Guatemala, donde trabajó como docente y colaboró en publicaciones periodísticas. Regresó a Nicaragua en los 90; radicaba en su ciudad natal, Jinotepe, donde falleció.

Ahora la Biblioteca de Jinotepe lleva su nombre, y en 1999 la Comisión 2000 la designó Ciudadana del Siglo por Jinotepe. Sin embargo, de poco sirven estos honores si la obra de Margarita Gómez es casi inaccesible para el público nicaragüense, porque 10 de sus 13 libros vieron la luz en España.

Nunca hubo tiempo para valorarla

Pero todo lo anteriormente expuesto palidece ante el destino que corrió el legado artístico de María Teresa Sánchez (¿León, 1918?-Managua, 1994), poeta, narradora, promotora cultural y artista plástica. Seguramente, este nombre es casi desconocido fuera de Nicaragua, y tampoco es muy conocido dentro, pese a que la autora posee todos los méritos para ello. Luis Alberto Cabrales (1901-1974), poeta e historiador nicaragüense, uno de los fundadores del Grupo de Vanguardia, expresó en 1958 –sin exageración localista– que María Teresa Sánchez “comparte la supremacía poética centroamericana con Claudia Lars (1899-1975) y Clementina Suárez (1902-1991)”.

Pero si estas dos autoras son consideradas figuras básicas de sus respectivas literaturas, María Teresa Sánchez es una artista marginal. En parte eso se debe a que la literatura nicaragüense posee una gala tan formidable como Rubén Darío (1867-1916) y por ende, se da un lujo de no prestar atención a nombres “menores”. Haber crecido a la sombra de un genio tiene sus desventajas, y esa sombra siempre resulta más densa para las mujeres.

Un libro significativo para la visibilización de las escritoras, Los precursores de la poesía nueva en Nicaragua de Agenor Argüello, señala que María Teresa Sánchez “ha sufrido el impacto brusco de la negación. No se le quiere otorgar mérito a su talento. Su tónica poética deslumbra y entre sus más próximos amigos se le discute y se le aprecia condicionalmente”. El escritor consta que esa negación se manifestaba a pesar de que Sánchez no era una “mujer de fuegos apasionados, que oficia su rito de brasas quemantes con angustias de vestal”. O sea, el hecho de ser apasionada –léase plasmar poéticamente su erotismo– se consideraba reprensible…

Aunque la obra de la poeta no tenía “ninguna de las violencias pasionales que caracterizan a las grandes poetisas” de los “escenarios continentales”, su práctica vivencial –tanto personal como artística– bastó para que el reconocimiento y la incidental consagración de esta descollante mujer se aplazaran hasta los años 70, cuando sus atrevimientos ya fueron rebasados con creces por las escritoras de nuevas generaciones.

La biografía de María Teresa Sánchez está llena de lagunas. Ni siquiera se conoce con certeza en qué año había nacido. La fecha oficial es 1918, pero, según sus declaraciones hechas en 1993, había nacido en 1924 y se agregó años porque quería pasar por persona mayor de edad con el fin de sacar permiso para fundar la Editorial Nuevos Horizontes.

Ella evitaba hablar de su familia de origen porque ésta, al parecer, era un tanto irregular. Perdió a su padre cuando tenía 2 años, su madre pronto encontró otra pareja y María Teresa fue criada por su abuela. Creía que aquélla era su madre y sólo cuando tenía 9 años, una vecina le contó la verdad.

Escribió sus primeros versos a la edad de 6 ó 7 años. Dr. Salvador Buitrago Díaz publicaba sus escritos en su periódico y preparó el prólogo para su primer poemario, Sombras, editado en 1939 en sólo 50 ejemplares. Estudió dos años en el Colegio de la Inmaculada Concepción y luego, en el Colegio Francés de Granada, del cual fue expulsada por “rebelde”.

Después viajó a Puebla, México, donde estudió escultura. Regresando en barco a Nicaragua, el 17 de abril de 1939 conoció al judío húngaro Pablo Steiner (1915-1985), intelectual europeo que huía del nazismo, y en quince días se casó con él. Ha sido un matrimonio muy singular para su época, basado en la equidad y la afinidad. Rolando dio de buena gana su afecto y su apellido a descendientes de María Teresa nacidas fuera del matrimonio.

En 1940 la pareja fundó la Editorial Nuevos Horizontes y el 17 de abril de 1942, el Círculo de Letras, que también editaba la revista literaria Nuevos Horizontes. María Teresa fue directora de todas estas entidades, y nadie puso jamás en duda su diligencia. En 1944 la editorial adquirió una imprenta, donde fueron publicadas numerosas obras claves de la literatura nacional.

Sánchez hegemonizó la vida cultural de Managua durante los años 40 y 50 y se convirtió, según Pablo Antonio Cuadra, en un “Ministerio de Cultura privado”.
En 1948 publicó su antología Poesía nicaragüense, aumentada y reeditada en 1965.
En 1949 editó la antología Poesía mariana nicaragüense. Su círculo de letras ha sido el más significativo en la vida cultural capitalina. Publicaba revistas (Nuevos Horizontes y Pipil), libros, Cuadernos de Literatura Extranjera, organizaba concursos, recitales y conferencias. Es la única persona que obtuvo en cuatro ocasiones el Premio Rubén Darío. También se dedicaba a la pintura y escultura.

El estilo de vida de María Teresa Sánchez, osada y rajatabla, era muy poco convencional. Igual que Josefa Toledo, fue acusada de recurrir a servicios de escritores varones; pero si doña Chepita no se dignó de reaccionar públicamente ante las calumnias, María Teresa fue mucho más belicosa. Cuando durante un evento cultural un tipo le acusó de haber plagiado textos del poeta Manolo Cuadra, ella sacó de su bolso una pintura de labios, se pintó las manos y le estampó al ofensor dos bofetadas carmesíes, profiriendo: “Soy lo suficientemente inteligente para no necesitar robar poemas”.

Genio y figura

Con el paso del tiempo, María Teresa se volvió más dependiente de la opinión pública y trató de hacer olvidar sus osadías. Mentía piadosamente sobre su vida sentimental. Asumía una actitud defensiva, porque sabía que la gente continuaba recordando sus romances de antaño; durante toda la vida llevó el estigma de ser una mujer libertina. La censuraba incluso los varones cuya vida sexual era siempre lo menos ejemplar posible.

Murió en el Hospital Bautista de Managua, de una dolencia pulmonar; como era de suponerse, le organizaron un funeral pomposo y luego, la olvidaron. No se sabe qué ocurrió con sus manuscritos. Ella siempre seguía escribiendo pero dejó de publicar mucho antes de su muerte. “Nunca hubo tiempo”, memorable poema que aparece en la antología compilada por Daisy Zamora, llegó hasta la imprenta por mera casualidad: María Teresa, crónicamente descuidada con sus papeles, regaló el manuscrito a un amigo, quién, a su vez, lo proporcionó a la antóloga.

La bibliografía de la literata consta de 9 títulos:
• Sombras. Managua: Talleres Gráficos Pérez, 1939.
• Oasis. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1943.
• Poesía nicaragüense (antología). Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1948 (segunda edición, 1965).
• Canción de los caminos. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1949.
• El hombre feliz y otros cuentos. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1957.
• Canto amargo. Managua: Talleres Nacionales, 1958.
• Poemas de la tarde. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1964.
• El poeta pregunta por Stella. Managua: Editorial Nuevos Horizontes, 1967.
• Huésped del olvido. Managua: ANE/CNE/NORAD, 2001.

Todos, excepto el último, son bastante difíciles de encontrar.

Los críticos la prefieren misteriosa

Muy diferente de la vida audaz y angustiosa de María Teresa Sánchez fue la existencia de la poeta y artista plástica Mariana Sansón (1918-2002). Provenía de una familia culta y adinerada, flor y nata de la aristocracia leonesa. Desde niña estuvo rodeada de misteriosas coincidencias, que le inspiraban más asombro que miedo. En distintas circunstancias y épocas le aparecieron: un ángel vestido de celeste, una mujer de rostro adusto y atavío color fuego, llevando libros bajo el brazo, y una dama con ropas a la usanza colonial. El poeta Ernesto Cardenal, su primo, le comentó posteriormente que aquellas visiones fueron sus musas.

Desde niña, era una lectora insaciable, pero no mostraba inclinación hacia las letras. A los 19 años se casó con Eduardo Argüello, un potentado productor agropecuario. El matrimonio no fue feliz. A inicios de los 50, a Mariana le aconteció la poesía: “Aquella tarde yo estaba en la puerta de mi casa y una conocida me contó que una empleada mía estaba embarazada de mi marido y que él la había llevado a su finca a la orilla del río, adonde nunca quiso llevarme. Sentí que me atravesaba un rayo y comencé a sangrar; resultó ser un aborto, así perdí a mi cuarto hijo... Y salió mi poesía”.

Publicaba en El Centroamericano (León) y La Prensa Literaria. Al inicio sus creaciones eran bastante tradicionales, de corte sentimental y/o costumbrista. En 1954, durante una visita a Nueva York, se encontró en el Consulado de Nicaragua con el poeta nicaragüense José Coronel Urtecho (1906-1994) y le recitó algunas estrofas de su cosecha. Aquél escuchó sin interés, por mera cortesía. “Le agregué que tenía otro tipo de poemas y que lo raro era que los había escrito en inglés, sin hablar esta lengua, habiéndolos armado con ciertas frases de conversación que se ofrecen en los textos de enseñanza...” Esta vez Coronel quedó impactado: “Puesto de pie y con la excitación de un hallazgo inesperado, levantó su dedo índice sobre mí –que, recogida en un sofá, no alcanzaba a comprender lo que sucedía–, y me dijo: ‘¡Formidable!... ¡formidable!... ¡curioso!... Ese es el camino que usted debe seguir.’” Si admitimos que la poesía de Mariana Sansón es “subconsciente” (en lo personal, creo que es más bien preconsciente), el Id de la autora le hizo caso a José Coronel, y con muy buen suceso.

En 1959 Mariana dio a conocer su obra a un grupo de intelectuales ligados a la Universidad Nacional Autónoma de León, dirigida espléndidamente por Mariano Fiallos Gil (1907-1964). Como los versos gustaron, la UNAN publicó una selección en Cuadernos Universitarios y en una separata especial (16 poemas). Al enterarse de esto, el esposo de Mariana le preguntó: “¿Qué tenés con el rector?”

En 1960 don Eduardo Argüello fue nombrado Embajador de Nicaragua ante el Gobierno de Italia. Durante su permanencia en Europa, Mariana tomó la decisión de divorciarse (no fue fácil, considerando la época y el círculo social al que pertenecía, pero ella sentía que su esposo y ella no tenían ya nada en común). En 1963 se estableció en San Francisco, California, desempeñándose como agregada cultural del Consulado de Nicaragua. Aquel mismo año obtuvo el primer premio en el ramo de la poesía en un certamen organizado por la Sociedad de Escritores y Artistas Americanos, sección de Nicaragua, para conmemorar su vigésimo quinto aniversario.

En 1965 regresó a su patria y se reincorporó a las actividades culturales de León. En 1967 se casó en segundas nupcias con Edgardo Buitrago Buitrago, destacado catedrático y dariano. En los 60 incursionó a las artes plásticas, fabricando extrañas composiciones con ramas y semillas. También hizo pintura primitivista con sello propio. En 1980 organizó el Grupo Subtiava de Pintura Primitiva.

Fue la primera mujer admitida como miembro correspondiente de la Academia Nicaragüense de la Lengua. El solemne acto fue llevado a cabo el 2 de diciembre de 1998, después de que los honorables académicos se acordaron de eliminar el requisito de ser varón para pertenecer a la Academia. Más vale tarde que nunca, dice el refrán, pero para Mariana, fue demasiado tarde: ella ya estaba muy enferma y apenas se daba cuenta de lo que estaba pasando alrededor suyo. Su membresía fue netamente simbólica.

En apariencia, la trayectoria poética de esta autora es bastante venturosa, pero la marginación de todas maneras está presente. El primer obstáculo que ella tuvo que sortear era la reacción de su primer esposo, que no compartía los intereses artísticos de Mariana. No llegó a prohibirle que escribiera, pero no le agradaba el hecho. Como la relación entre ambos ya estaba bastante deteriorada, ella no se sentía muy tentada de satisfacer los deseos del cónyuge, pero la aprobación de la pareja es un elemento que todavía hoy es significativo para las escritoras. Si el hombre acepta la vocación de la mujer y la apoya, el asunto marcha; si no, vienen los conflictos. Los varones perciben sus intereses y aspiraciones como legítimas a priori; las mujeres solemos solicitar la legitimación de nuestros deseos a los hombres, y nos sentimos agradecidas cuando la obtenemos.

Contra viento y marea, Mariana Sansón siguió escribiendo. Entre su primer libro, Poemas, publicado por la UNAN de León en 1959, y el segundo (Poemas de Mariana Sansón Argüello. León: 1967), transcurrieron 8 años. Entre este segundo y el tercero (Zoo fantástico. Managua: INC/BANIC/INCH, 1994) pasaron 24 años. Y eso que se trata de una persona privilegiada, con un acceso relativamente fácil a los poderes culturales de Nicaragua.

La publicación que reúne el mayor número de poemas de la autora es Las horas y sus voces y otros poemas (Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1996), pero son sólo una ínfima parte del total de su producción. Todas las selecciones de la poesía de Mariana siempre fueron hechas por varones; son bastante arbitrarias y la encasillan en el sedicente carácter metafísico de su obra. Ella siempre se ha mostrado reacia a analizar y explicar sus poemas; este distanciamiento, probablemente, obedece al deseo de conservar una libertad irrestricta, que no se atiene a las reglas. La poesía de Mariana es su “recodo de libertad”.

¿Qué ocurrió en los años 60?

Las y los investigadores suelen coincidir en que los años 60 las literatas nicaragüenses iniciaron una nueva etapa en su desarrollo, que –de una manera muy esquemática– podría resumirse como la presencia de más y mejores escritoras, principalmente poetas.

En la introducción a Breve antología femenina nicaragüense, publicada por el poeta Luis Rocha en La Prensa Literaria del 6 de septiembre de 1967, el autor afirma que “las poetisas parecen haber sido hasta ahora, un verdadero lujo imposible de adquirir por nuestra literatura”, habla de un florecimiento “violento y repentino de buena poesía” escrita por mujeres y afirma que sólo en Managua existen “aproximadamente 1,000 poetisas entre éditas e inéditas, contra sólo 700 poetas ídem”.

La descripción de las mujeres poetas como “un lujo imposible de adquirir” permite dos interpretaciones: que las autoras anteriores a los años 60 eran prácticamente desconocidas, o que los poderes culturales no las consideraban poetas. O ambas cosas a la vez.

En cuanto a la casi astronómica cantidad de poetisas que menciona la nota introductoria, es una hipérbole, una licencia poética. Al revisar una nómina imprecisa de las escritoras nicaragüenses, observamos que el número de autoras que se iniciaron en los 60 es superior a las de otras décadas, pero no hay crecimiento exponencial.

Uno de los factores que hacían ver esta incursión de las mujeres a las letras como algo violento pudo haber sido el hecho que La Prensa Literaria, que empezó a publicarse en 1954, reunía en sus páginas a casi todas las poetas, mientras las autoras de las épocas anteriores estaban mucho más dispersas, y algunas de ellas –por ejemplo, Aura Rostand, Carmen Sobalvarro, Olga Solari, Edith Telica– publicaron una gran parte de su obra fuera de Nicaragua.

En lo que respecta a lo repentino del fenómeno, de hecho no era tan súbito. Ha sido resultado de un largo proceso de inclusión de las mujeres a la esfera pública: mayor educación, mayor acceso al empleo, mayores derechos políticos –como el sufragio femenino, instaurado en 1955. En el ámbito simbólico, todo lo anterior hizo posible que las mujeres se apropiaran de lenguajes y temas que antes les estaban vedados, y dieran un salto cualitativo en la literatura. Las poetas del 60 cosecharon lo sembrado por las feministas en casi medio siglo.

En ese entonces, la presencia de las mujeres en el área cultural ya no podía ignorarse, o ser vista con desdeñosa condescendencia; al mismo tiempo, las colecciones de poesía escrita por mujeres que publicaba con cierta frecuencia La Prensa Literaria contribuían a la visibilización de las poetas.
En la Breve antología… aparecen las siguientes autoras: Ana Ilce Gómez (1945), Daisy Zamora (1950), Esperanza Ramírez (1950), María Cardenal Downing (1950), Michèle Najlis (1946), Umbelina Membreño (1939) y Vidaluz Meneses (1944), en ese entonces todas principiantes. Desde 1967 hasta la fecha, tres – Ramírez, Cardenal y Membreño– se han discontinuado. Las demás sigue escribiendo y publicando, y ya son referentes imprescindibles en las letras nacionales.

Antologías de poesía escrita por mujeres

A mediados de los 70, el poeta Fanor Téllez editó La poesía escogida de mujeres nicaragüenses, la primera antología dedicada por completo a la obra de mujeres. La mera existencia de esta publicación comprueba el creciente interés del público hacia la obra de las poetas. Durante la primera mitad del siglo XX sólo una feminista declarada –como Josefa Toledo– podía estar interesada en llevar un registro específico de escritoras. En los años 70 ya era posible que lo hiciera un hombre.

Incluye a once autoras: María Teresa Sánchez (¿1918?-1994), Mariana Sansón (1918-2002), Carlota Molieri (1933-2003), Ligia Guillén (1939), Carla Rodríguez (1940), Vidaluz Meneses (1944), Ana Ilce Gómez (1945), Michèle Najlis (1946), Gioconda Belli (1948), Rosario Murillo (1951) y Yolanda Blanco (1954); los nombres y las fechas aparecen corregidas, ya que la antología contiene varias imprecisiones.

Aunque Téllez trate de distanciarse del canon de una poesía pura y eterna, en ocasiones no deja de canonizar. Por ejemplo, María Teresa Sánchez queda confirmada como “pionera de su sexo en la poesía nicaragüense”, receptora de la “influencia benéfica y nutricia” del grupo de Vanguardia. O sea, a la tradición literaria femenina se le cercena por lo menos medio siglo de existencia. Esta percepción del papel inaugural de María Teresa Sánchez resulta explicable si tomamos en consideración que ella fue, además de poeta y narradora, una promotora cultural formidable, comparable sólo a Josefa Toledo. Pero doña Chepita desplegó su activismo en los años 10, 20 y 30, bajando de perfil posteriormente. Y no es mera coincidencia que el relativo declive de su promotoría coincidió con el de la primera ola del feminismo nicaragüense. Asimismo, Toledo no escribía ficción sino ensayos y teatro escolar, lo cual la colocaba en la zona subalterna del escalafón literario. A causa de lo anterior, el protagonismo de Sánchez fue más visible e inteligible para los círculos culturales tradicionales, y quedó ungida como “la primera mujer de letras”.

Otra obra clave es, Mujer nicaragüense en la poesía, compilada y prologada por Daisy Zamora. Incluye poemas anónimos de mujeres mískitas, con 4 textos en total, y a 20 autoras: Carmen Sobalvarro (3 poemas), María Teresa Sánchez (5), Mariana Sansón (16), Claribel Alegría (15), Magdalena Úbeda de Rodríguez (3), Ligia Guillén (9), Christian Santos (6), Vidaluz Meneses (22), Ana Ilce Gómez (25), Gloria Gabuardi (7), Michèle Najlis (22), Gioconda Belli (26), Daisy Zamora (18), Rosario Murillo (19), Yolanda Blanco (11), Cony Pacheco (2), Alba Azucena Torres (4), Marianela Corriols (11), Isidra Ortiz (3) y Grethel Cruz (3).

Es la selección más amplia de la poesía escrita por mujeres, que, además de los nombres ya consagrados, incluye a varias autoras menos canónicas. Uno de los mayores méritos de la antología es haber incorporado a la crónicamente omitida Carmen Sobalvarro. Tres de las poetas que se iniciaron en los 80 –Pacheco, Ortiz y Cruz– dejaron de publicar hace más de una década. Ni siquiera se sabe dónde están y a qué se dedican. ¿Aún siguen escribiendo? Ninguna de las antologías no es, ni pretende ser exhaustiva, así que debemos tener en cuenta que no incluyen a todas las mujeres poetas, sino a las más “visibles”.

Con serenidad y agudeza

En cuanto a la narrativa, en los años 60 surgió la primera autora nicaragüense que trabajó de manera sostenida este género: Rosario Aguilar (1938). Desde entonces, ha publicado 10 títulos. Trabaja conforme a su ritmo interior, sin estar sujeta a compromisos con casas editoriales. Suele permanecer un tanto apartada de los círculos literarios, pero tampoco los rehuye. En su trato personal, ella es sosegada, afable, candorosa, y su cálida serenidad contrasta con los destinos despeñados y estremecedores de sus protagonistas.

Rosario es oriunda de León, hija del doctor Mariano Fiallos Gil –llamado con frecuencia el Magnífico Rector– eximio intelectual y político liberal de signo progresista, conocido antes que nada como prócer de la autonomía universitaria, labor que opaca –pero no desmerece– su aporte a la narrativa nacional.
“Desde pequeña yo escribía a todos mis parientes cartas muy largas, donde contaba cosas muy dramatizadas. Como a los 16 años dispuse que iba a ser escritora”, cuenta Rosario. Su padre, aunque “un poquito preocupado” por la decisión de su hija, no intentó disuadirla sino que le recomendó leer todo lo que había en dos monumentales bibliotecas: suya y la del padre Benito Oyanguren. Como Rosario era, según la definición paterna, “formalita y hacendosa”, devoró una increíble cantidad de libros: “autores modernos, clásicos, mediocres, excelentes, buenos, malos...”

En 1954 la joven se bachilleró en el Colegio La Asunción de León y aquel mismo año viajó a los EE.UU., donde ingresó a Finishing School St. Mary of the Pines (Chatawa, Mississipi) para estudiar idiomas, historia y cultura. En 1956 retornó a Nicaragua y en 1958 se casó con Iván Aguilar Cassar. Tomó su apellido como su seudónimo artístico.

Aguilar escribió su primera novela, Primavera sonámbula, en 1963. Como escritora, fue “descubierta” y presentada por el Frente Ventana (un grupo artístico de orientación izquierdista, fundado en 1960 por Fernando Gordillo (1941-1967) y Sergio Ramírez Marcado (1942). Este último prologó Primavera sonámbula.

En 1966 su novela, Aquel mar sin fondo ni playa, obtuvo el segundo premio en el ramo de novela en los Juegos Florales de Quetzaltenango. Los escritos de Rosario Aguilar siempre son dramáticos, con finales abruptos y abiertos, muy distintos de su calmosa experiencia personal. Rosario explica esta aparente contradicción de la siguiente manera: “No encuentro mejor medio para conocer el dolor humano que la vida diaria en Nicaragua. No hablo de terremotos, maremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, desastres que lo hacen más intenso, sino de lo cotidiano. Si una va a una clínica, al hospital, a una farmacia, allí están latentes el dolor y la desesperación. En los mercados, terminales de buses, semáforos, se mira palpable la lucha por sobrevivir, aunque sea un día más, una semana más...”

Rosario no tuvo participación directa en la lucha antisomocista (otros miembros de su familia sí), pero la obra de ella evidencia su criterio político. Y, aun con toda la simpatía que sentía por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, fue capaz de percibir y reflejar en sus libros (El Guerrillero, 7 relatos sobre el amor y la guerra) las tendencias autoritarias y machistas que se patentizaban dentro del partido.

En 1985 se marchó con su familia a Costa Rica porque el ambiente en Nicaragua se había vuelto muy tenso. Retornó en 1990 y desde entonces reside en León. Pese a su imagen “hogareña”, es una viajera consumada. Ha visitado todos los países de Centroamérica, México, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Suiza, Italia y España. Ha impartido conferencias y realizado lecturas de su obra en diversas universidades, tanto nacionales como extranjeras.

En julio de 1999 ingresó a la Academia Nicaragüense de la Lengua como miembro de número. Es la primera mujer que accede a este honor. En el 2001, obtuvo el VI Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Gabriela Mistral. El 27 de abril del 2001, la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) le confirió el doctorado honoris causa (es apenas la tercera mujer que recibe este reconocimiento: la primera ha sido Josefa Toledo de Aguerri).

Es integrante de la Asociación Nicaragüense de Escritoras (Anide); no suele definir a sí misma como feminista, asociando esta palabra con una militancia partidaria y programática. Sin embargo, la situación y las vivencias de las mujeres es un tema permanente de su narrativa. La filóloga estadounidense, Ann Gonzalez, señala que Aguilar “demuestra una aguda percepción de las fuertes relaciones (de poder) que definen las experiencias de las mujeres” y afirma que la ficción de Aguilar sí es feminista, con lo cual estoy totalmente de acuerdo.
En su ensayo Las mujeres de mi país/Introducción a la ficción feminista de Rosario Aguilar, Gonzalez dice sobre la escritora: “Ella trata de una forma natural, los temas más controversiales: el control de la natalidad, el aborto, el deseo de no tener hijos, el ceder a un hijo, y la terrible soledad de las mujeres cuando toman decisiones socialmente inaceptables, como el rechazo a la maternidad. El hecho que Aguilar mencione estos temas en un país donde el aborto es ilegal, la Iglesia se opone al control natal, y de la mujer se espera que sea madre (casada o no), constituye un poco menos que un acto subversivo”.

Desinhibida y festiva

A finales de los 80, incursionó en la narrativa Gioconda Belli (1948), que ya publicaba poesía desde 1970. Es la escritora nicaragüense más conocida en el ámbito mundial, especialmente en Europa. Sus libros se publican de manera simultánea en varios países y su estilo –ardoroso, coloquial, enfático, desinhibido, hedonista, celebratorio del cuerpo y de la utopía– ha causado un considerable impacto en la obra de numerosas artistas latinoamericanas.

Escribir sobre Gioconda Belli es difícil porque las opiniones suelen polarizarse, desde una admiración categórica hasta un rechazo total. La primera suele aparecer por escrito, la segunda se manifiesta con mayor frecuencia en el ámbito oral. Más de una vez, Gioconda ha sido todo un casus belli, porque su estilo puede gustar o disgustar pero no deja indiferente. Y, aunque los censores lo nieguen, una parte sustancial de la malquerencia hacia la obra de Gioconda se debe al sexismo. No voy a presentar su esbozo biográfico, pues ella misma ya lo hizo en, El país bajo mi piel. Memorias de amor y guerra. Sus novelas La mujer habitada, Sofía de los presagios, Waslala… y El pergamino de la seducción, son lecturas enriquecedoras en muchos sentidos; recomiendo en especial El pergamino..., la mejor lograda técnicamente.

Tenues misterios

Otra novelista nicaragüense, Gloria Elena Espinoza de Tercero (1948), es además educadora, actriz, cantante, pianista, pintora primitivista, crítica de arte y ensayista. La niñez de Gloria Elena transcurrió en Jinotepe, donde sus padres tenían un estudio fotográfico. Desde los 9 años de edad estudió piano con profesores particulares e hizo un curso de danza en la Escuela de Adán Castillo en Managua. Se bachilleró en 1966 y luego, cursó el año básico y casi todo primer año de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma (UNAN) de León. Pasaba las vacaciones en Corinto, donde la casa de los Espinoza era escenario de animadas y elegantes tertulias.

En los años 60 el prominente teatrista nicaragüense Alberto Ycaza incorporó a Gloria Elena al Atelier del Teatro Rubén Darío. Actuó con muy buen suceso, pero un gravísimo accidente automovilístico sufrido por su padre en 1968 cambió la vida de la familia, frustrando los planes de Gloria Elena, que soñaba con estudiar canto en Italia o México. Él no logró restablecer nunca más su salud, y la bonanza económica se acabó.

En 1969 Gloria Elena ingresó a la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de Managua. “No fue por vocación, quería una carrera más rápida, para poder trabajar y ayudar a mantener a mi familia.” Estudiaba en el turno nocturno y daba clases en el Colegio La Asunción de la capital. En 1972 obtuvo con honores su título de profesora de educación media. Después del terremoto de aquel año su familia se trasladó a León, donde Gloria Elena estuvo ejerciendo periodismo y laboró como profesora de Ciencias sociales y Literatura en varios colegios. A inicios de los 70 ingresó en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, donde en el 77 obtuvo su licenciatura en Ciencias de Educación, con especialidad en Ciencias Sociales. En 1978 se casó con Luis Alberto Tercero Silva. En aquel entonces, él era estudiante de Medicina y, aunque pertenecía a la aristocracia leonesa, no era rico ni mucho menos. Al inicio, Gloria Elena aportaba la mayor parte del presupuesto familiar (luego, los papeles se revirtieron). En 1982 la pareja viajó a Inglaterra, donde Luis Alberto realizó su postgrado. Durante la permanencia en Europa, Gloria Elena visitó varias capitales europeas. En 1984 regresaron a Nicaragua.

Aquel mismo año Gloria Elena se inició con éxito en la pintura primitivista y dejó de dar clases para poder dedicarse por completo al arte. Sus estudios la condujeron a escribir la Breve historia de la plástica leonesa (1996).
Se inició en la narrativa estimulada por la escritora Mercedes Gordillo, la cual quedó impresionada por las remembranzas que Gloria Elena hacía del León de antaño y le aconsejó que las plasmara en un libro. La propia Mercedes es una perenne nostálgica de la Managua vieja y percibió inequívocamente el poder evocativo en Gloria Elena.

En 1996 nuestra polifacética artista comenzó a escribir La Casa de los Mondragón, que primero fue concebida como una serie de ensayos y sobre la marcha se convirtió en una novela. Después de un año y medio de trabajo, Gloria Elena cayó gravemente enferma, pero las autoridades de la UNAN de León, que se comprometieron a publicar el libro, urgían que lo entregara para la imprenta. Entonces, según la autora, la novela “nació ochomesina”. Aun así, recibió juicios críticos favorables y es recomendada para la lectura en las universidades.

Su segunda novela, El sueño del Ángel –más elaborada y sofisticada que La casa de los Mondragón– obtuvo en el 2000 el Premio Nacional FUNISIGLO. Se trata de una obra experimental que combina elementos de crónica familiar y alegoría filosófica.

En su novela más reciente, Túnica de lobos, la escritora utiliza los recursos ya habituales en sus creaciones: ambiente de tenue misterio que transfigura la cotidianeidad, cuadros costumbristas de León y cierta predisposición a la alegoría.

La narración tiene elementos autobiográficos, pues Espinoza de Tercero padece de lupus –vocablo que en latín significa ‘lobo’–, grave enfermedad producida por una alteración del sistema inmunológico, y supo aprovechar la dolorosa experiencia para plasmar con sutileza las reflexiones de la protagonista-narradora, enfrentada al enigma del sufrimiento.

Otros nombres

Además de tres novelistas nicaragüenses con una obra ya consolidada, quiero mencionar a otras autoras que hasta la fecha han publicado un solo libro cada una: María Lourdes Pallais (1953), María Gallo (1954), Mónica Zalaquett (1954) y Karla Sánchez (1958).

La primera publicó La Carta: una obra muy dramática, valiente y aguda, de gran dominio técnico. La segunda editó Entre altares y espejos, una novela herética y lúdica, que inquiere, con plenos derechos y poderes de una iniciada, el microcosmos de la religiosidad popular. El libro de Zalaquett analiza sin maniqueísmos el tema todavía doloroso de la guerra de los 80, que partió el país en dos. Sánchez, conocida más que nada como poeta, dio a luz, Aquellos días de ahora, libro lírico, nostálgico y evocativo, ambientado principalmente en León.

Aunque el género de cuento no tiene en Nicaragua el mismo desarrollo que el de la poesía y aun de la novela, preciso es consignar a algunas autoras que lo cultivan con acierto y/o persistencia: Irma Prego (1933-2000), Mercedes Gordillo (1938), Isolda Rodríguez Rosales (1947), Marisela Quintana (1958), Cecilia Ruiz de Ríos (1959), Cynara Michelle Medina (1971) y María del Carmen Pérez Cuadra (1971), quien además se destaca como ensayista y poeta. Otras cuentistas de calidad, Liliam Valladares (1934), Ángela Saballos (1944), Patricia Belli (1965) y Patricia Delgadillo (1960), no han publicado libro ni dan señales de querer hacerlo, lo cual es una lástima.

Al filo de los siglos

Volviendo a la poesía, las antologías que recogen la obra de autoras de recientes promociones son Poesía de fin de siglo/Nicaragua-Costa Rica y Retrato de poeta con joven errante/Muestra de poesía nicaragüense escrita por jóvenes (2000-2005).

La primera es una antología personalísima y audaz compilada por el costarricense Adriano Corrales y los nicaragüenses Marta Leonor González y Juan Sobalvarro. Reúne a autoras y autores de las últimas generaciones, poco representadas en las antologías más ortodoxas. La sección nica incluye a 27 poetas, de los cuales 9 son mujeres: Isolda Hurtado, Karla Sánchez, Blanca Castellón, Helena Ramos, Carola Brantome, Milagros Terán, Marianela Corriols, Tania Montenegro y Marta Leonor González.

La segunda es una compilación hecha por el poeta Francisco Ruiz Udiel. Como dice Gioconda Belli en el prólogo de la antología, “esta muestra está llamada a ser una referencia obligatoria para el estudio de la nueva poesía nicaragüense. En ella, la muerte en combate sucede en la batalla contra la alienación y la futilidad”. Retrato… agrupa a 11 poetas; 4 son mujeres: Jazmina Caballero García, Gema Santamaría, Eunice Shade y Andira Watson, 2 de ellas –Caballero y Shade– todavía inéditas en libro.

Según el criterio de Belli, la poesía nica, por primera vez en su historia, se está haciendo matrilineal, o sea, nutrida fundamentalmente por las influencias de las mujeres: “Se enmarca ya dentro del rumbo que se perfilaba en los 90 con voces como las de Carola Brantome, Blanca Castellón, Isolda Hurtado, Karla Sánchez y Marta Leonor González, por mencionar algunas de las más destacadas”.
La compilación indica –y mi conocimiento sobre la poesía nicaragüense escrita por jóvenes lo confirma– que precisamente las mujeres alcanzan en sus versos los extremos anímicos: la angustia absoluta, inexorable, beligerante en Jazmina Caballero y la florescencia del gozo existencial en Gema Santamaría.

Poco se puede decir sobre las dramaturgas nicaragüenses, pues este género hasta la fecha ha tenido poco desarrollo. En cambio, la literatura escrita por mujeres de la Costa Caribe sí amerita una exposición extensa pero debo confesar que mis conocimientos sobre la materia son insuficientes.
Por supuesto, hay mucho más que decir. No obstante, ars longa vita brevis est.

Bibliografía básica

1. AGUILAR, Rosario. Primavera sonámbula. León: Ediciones Ventana, 1964; 2ª edición: revista Repertorio, año IV, No. 16, 1970; 3ª edición: San José de Costa Rica, EDUCA, 1976 (abarca títulos 01, 02, 03, 04 y 06).
Quince barrotes de izquierda a derecha. Managua: Editorial Nicaragüense, 1965.
Rosa Sarmiento. El Pez y la Serpiente, No. 9, 1968.
Aquel mar sin fondo ni playa. León: Editorial Universitaria, 1970.
Las doce y veintinueve. León: Cuadernos Universitarios, Serie No.15, diciembre de 1975.
El guerrillero. San José de Costa Rica: EDUCA, 1976.
Siete relatos sobre el amor y la guerra. San José de Costa Rica: EDUCA, 1986.
La niña blanca y los pájaros sin pies. Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1992; 2ª edición: Managua, HISPAMER, 1998.
Soledad: tú eres el enlace. Managua: Editora de Arte, 1995; 2ª edición: ídem, 1997.
Colección Primavera sonámbula en tres volúmenes (incluye títulos 01, 02, 03, 05, 06). Managua: Editora de Arte, 1999.
La promesante. París: Indigo & Côté-Femmes éditions, 2001.
2. ARELLANO, Jorge Eduardo. Antología general de la poesía nicaragüense. 2ª edición: Managua: 1994.
Diccionario de autores nicaragüenses, 2 tomos. Managua: Convenio Biblioteca Real de Suecia-Biblioteca Nacional Rubén Darío, 1994.
Literatura centroamericana/Diccionario de autores/Fuentes para su estudio. Managua: Fundación Vida, 2003.
Panorama de la literatura nicaragüense. Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1986; Literatura nicaragüense. Managua: Ediciones Distribuidora Cultural, 1997.
3. ARGÜELLO, Agenor. Los precursores de la poesía nueva en Nicaragua. Managua: Ediciones del Club del Libro Nicaragüense, 1963.
4. BELLI, Gioconda. La mujer habitada. Managua: Editorial Vanguardia, 1988.
Sofía de los presagios. Managua: Editorial Vanguardia, 1990.
Waslala. Memorial del futuro. Managua: anama Ediciones Centroamericanas, 1996.
El país bajo mi piel. Plaza & Janés/anama Ediciones Centroamericanas, 2001.
El pergamino de la seducción. Barcelona, España: Seix Barral, 2005.
5. BURNS, E. Bradford. Patriarcas y pueblo: el surgimiento de Nicaragua, 1798-1858. Talleres de historia. Cuaderno No. 5. Managua: Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, 2ª edición, 1998.
6. CARDENAL, Ernesto (ed.). Flor y canto. Managua: ANE/CNE/NORAD, 1998.
7. COBO DE ARCO, Teresa. Políticas de género durante el liberalismo: Nicaragua 1893-1909. Managua: Publicaciones del Colectivo Gaviota, 2000.
8. CUADRA, Pablo Antonio. Torres de Dios. Ensayos sobre poetas. Managua: Ediciones de la Academia Nicaragüense de la Lengua, 1958.
9. ESPINOZA de TERCERO, Gloria Elena. La Casa de los Mondragón. León: Fondo Editorial Universitario, UNAN-León, 1998.
El sueño del ángel. Managua: Distribuidora Cultural, 2001.
Túnica de lobos. Managua: ANE/CNE/NORAD, 2005.
10. GALLO, María. Entre altares y espejos. Managua: ANE/CNE/NORAD, 2001.
11. GONZÁLEZ, Marta Leonor, SOBALVARRO, Juan, CORRALES, Adriano (ed.). Poesía de fin de siglo/Nicaragua-Costa Rica. Costa Rica: Ediciones Perro Azul/Revista Fronteras/Revista 400 Elefantes, 2001.
12. GORDILLO, Mercedes. El cometa del fin del mundo y otros cuentos. Managua: Editorial Vanguardia, 1993, 2ª edición: anama Ediciones Centroamericanas, 2000.
Luna que se quiebra. Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1995.
Una mujer con sombrero. Managua: Fondo Editorial del Instituto Nicaragüense de Cultura, 2000.
Una perfecta desconocida. México: Universidad Nacional Autónoma de México, Coordinación de Difusión Cultural, Dirección de Literatura, Serie Rayuela Internacional, 2002.
13. HALFTERMEYER, Gratus. Diccionario biográfico-histórico de Managua. León: Editorial Hospicio, 1945.
14. MEDINA, Cynara Michelle. Polvo del ángel. Managua: Ediciones 400 Elefantes, 2002.
15. Nicaraguan National Bibliography, 1800-1978/Bibliografía Nacional Nicaragüense, 1800-1978. Latin American Bibliographic Foundation, Redlands, California/Biblioteca Nacional Rubén Darío, Nicaragua, 1986.
16. PALLAIS, María Lourdes. La Carta. México D. F.: UNAM, Colección Rayuela, 1996; 2ª edición: Managua: Fondo Editorial CIRA; 1999.
17. PALLAIS LACAYO, Mauricio. El Periodismo en Nicaragua, 1826-1876, tomo 1. Managua: Banco Central de Nicaragua, 1982.
18. PÉREZ CUADRA, María del Carmen. Sin luz artificial. Managua: Fondo Editorial CIRA, 2004.
19. PINEDA DE GÁLVEZ, Adaluz (ed.). Honduras: mujer y poesía. Tegucigalpa: Editorial Guardabarranco, 1998.
20. PREGO, Irma. Mensajes al más allá. Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1988.
Agonice con elegancia. Managua: ANE/CNE/NORAD, 1996.
21. QUINTANA, Marisela. Cuentos sin consuelo. Managua: Editorial PRINTAR, 1993.
Cuentos de hombres sobre mujeres. Managua: Editorial PRINTAR, 1997.
Simples asuntos femeninos. Managua: Colección Ernesto Gutiérrez-UNI, 1999.
22. RUIZ UDIEL, Francisco y JUÁREZ POLANCO, Ulises (ed.). Retrato de poeta con joven errante/Muestra de poesía nicaragüense escrita por jóvenes (2000-2005). Managua: Ediciones Leteo, 2005.
23. RODRÍGUEZ ROSALES, Isolda. La casa de los pájaros. Managua: anamá Ediciones, 1995.
Daguerrotipos y otros retratos de mujeres. Managua: Fondo Editorial CIRA, 1999.
24. SÁNCHEZ, Karla. Aquellos días de ahora. Managua: ANE/CNE/NORAD, 2001.
25. SÁNCHEZ, María Teresa. Poesía nicaragüense. Managua. Editorial Nuevos Horizontes, 1948 (2ª edición, 1965).
26. TÉLLEZ, Fanor. La poesía escogida de mujeres nicaragüenses. León: Cuadernos Universitarios, 1975.
27. TOLEDO DE AGUERRI, Josefa. Anhelos y esfuerzos. Managua: Imprenta Nacional, 1935.
28. ZALAQUETT, Mónica. Tu fantasma, Julián. Managua: Editorial Vanguardia, 1992.
29. ZAMORA, Daisy. La mujer nicaragüense en la poesía (ed.). Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1992.

Seminario Nacional de actualización literaria para profesoras de Literatura "Fidel Coloma González", Managua, 2005. 27 junio 2006