critica_literaria


Christian Santos: Su erotismo panteísta


Por: Helena Ramos

Poeta, periodista, crítica literaria


Su erotismo panteísta
Es una poeta prolífica, emotiva, dotada para el gozo, la contemplación. Posee una gran fuerza vital que la impulsa a unirse con la naturaleza y con el ser amado en un delicioso abrazo, a la vez pasional y místico.

Nació en 1941 en Managua, en el seno de una familia próspera, instruida y antisomocista. Aunque ha sido una poeta precoz -recuerda que a los cuatro años ya recitaba sus primeros versos- el camino de Santos hacia la literatura ha sido difícil. Durante su niñez y temprana juventud, el interés de la muchacha por las artes fue visto como algo "inapropiado para una mujer".

A finales de los 50 Santos viajó a Los Ángeles, EE.UU., donde empezó a tomar clases de inglés, literatura latinoamericana, diseño y pintura, pero en breve contrajo matrimonio y por un largo tiempo tuvo que dejar de lado la vocación literaria y las aspiraciones profesionales. En 1965 la familia volvió a Nicaragua, y Christian poco a poco ha ido restableciendo el vínculo con los círculos artísticos. Su debut en las letras impresas tuvo lugar hasta en 1978, en La Prensa Literaria.

Logró cambiar el rumbo de su vida gracias a los profundos cambios sociales producidos por la Revolución Sandinista de 1979. En 1980 impartió un taller de poesía en Monte Tabor -un barrio periférico de Managua- y laboró en la Biblioteca Nacional, adscrita en ese entonces al Ministerio de Cultura. En 1981-83 fungió como Ministra-delegada del mismo en el departamento de Río San Juan, donde también dio talleres de poesía y promovió diversas disciplinas artísticas.

Estudió Periodismo en la Universidad Centroamericana (UCA) de Managua y posee un diplomado en la misma materia, otorgado por la Universidad Internacional de Florida (Florida International University).

En las décadas del 80 y 90 se desempeñó sucesivamente como directora-editora de las siguientes revistas: Somos, Nosotras -ambas de la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza (AMNLAE), organización afín al Frente Sandinista de Liberación Nacional-; Solidarios, editada por la Fundación Víctimas de Guerra; y Unidas, órgano de la Coordinadora Centroamericana de Trabajadoras (COCENTRA).

En el 2000, en calidad de escritora y periodista, asistió como invitada especial a la solemne celebración del centésimo aniversario del natalicio del distinguido intelectual alemán Hermann Kesten (1900-1996).

Otra faceta descollante de las actividades de Christian Santos es su persistente labor de promoción de la literatura nacional y centroamericana -en especial, la escrita por mujeres- y la construcción de nuevos espacios para las y los artistas nicaragüenses. Se destacó por su aporte a la creación de la Asociación Nicaragüense de Escritoras (ANIDE) y del Capítulo local del PEN Internacional, ambas entidades instauradas en el año 2000. Asimismo es fundadora y directora de la revista literaria Anide, creada en el 2002.

El primer libro publicado de esta autora fue la novela El Tigre junto al río (1996; segunda edición: 2004), destinada al público infantil y adolescente. En 1998 editó el poemario Agualuna, y en 2001, Huella de amor.

En el 2004 el tercer poemario de Santos, Orígenes de sal, todavía inédito, obtuvo una mención de la segunda edición del Concurso Nacional de Poesía Escrita por Mujeres "Mariana Sansón".

Allí donde permanece el rocío


Dueña de la aurora, así como yo soy.
Poesía indígena anónima

Deliciosa tu mirada,
cuando baja suavemente
sobre la curva de mi cintura
hacia el nidal de regio plumaje.

Allí donde permanece el rocío
bajo la incandescente luz.
Allí adonde llega el pájaro-cascabel.

Allí donde mana el agua rumorosa
que da la vida, que da el amor.
Allí donde se embriaga tu corazón.



Tu abrazo que levanta el arco de mi cintura


En olor
de sal y sangre
vine a la vida.

En húmedo pálpito
en remolino de mar
me embriaga el amor.

En ajetreo de olas
con sabor a sal
di vida a mis hijos.

Por la trama
amarga de la vida
nos encontramos
impulsados al abismo

y aun cuando cargamos
cada uno el silencio
profundo del destino

tu abrazo que levanta
el arco de mi cintura
nos redime.

Tomado del Semanario 7 Días. Edición 442 del 27 de septiembre al 03 de Octubre del 2004. Managua, Nicaragua. 27 junio 2006