critica_literaria


Claribel Alegría: Complicidad en la alegría


Por: Isolda Hurtado

Escritora-Poeta


Complicidad en la alegría
En el año 2002 nos preparábamos en la Asociación Nicaragüense de Escritoras a inaugurar el primer número de la revista de Literatura y Arte Centroamericana ANIDE, cuando con la complicidad y alegría que nos une desde siempre, Claribel y yo, decidimos compilar juntas una Antología de Poesía Nicaragüense. Distintas generaciones literarias de Mujeres: 22 voces y estilos, identificada por su grata diversidad en un orden cronológico, donde ella abría la muestra por derecho propio.

Ocho años después, en 2010, por feliz voluntad entré solitaria al corazón de su Poesía en un nuevo recorrido sonoro y absolutamente limpio, anhelante y tristón. Así quedó la gracia del canto de mi mejor amiga, nacida el 12 de Mayo de 1924, sellada en mi muestra antológica conformada por 24 poemas de su obra para la edición No 24 de ANIDE (Oct.-Dic. 2010), la última en edición impresa, dedicada a ella, su Presidenta Honoraria. En la dicha de mi oficio, repasé sus más de quince poemarios y extensas antologías editadas en el siglo XX hasta confluir en sus poemas inéditos del XXI. Abrí con poemas de Anillo de silencio, su primer libro publicado en 1948 a sus 21años, cerrándola su poema Selene con epígrafe de Calderón de la Barca, asombrándose ella a sus 86 risueños años de entonces “¿Es que la vida es sueño?”

Hoy en el 2014, cuando celebramos sus 90 años, seguimos marcando alegrías con Claribel Alegría por una rosa renacida o el silbido juguetón del viento sobre el tejado y siempre el concierto de pájaros en vuelo sobre nosotras reunidas en la terraza de su casa al caer el sol en esta tierra mía y suya, Nicaragua su “Matria”, como ella adora llamarle.


Texto incorporado al libro QUEREMOS TANTO A CLARIBEL (España: Visor 2014), en ocasión de la celebración de los 90 años de vida de Claribel Alegría, el 12 mayo 2014, celebrado en Managua, Nicaragua. 12 mayo 2014