critica_literaria


Marisela Quintana: Los simples asuntos femeninos de Marisela Quintana


Por: Zayda García Zeledón

periodista


Cuando terminé de leer el último cuento de esta obra pensé que en realidad lo que ahí está escrito son, como el título indica, simples asuntos femeninos.
No es sorprendente, entonces, que la autora, Marisela Quintana, dedique esta obra a una mujer: su mamá, y se lo obsequie como un tesoro: «Lo que le doy ahora probablemente tampoco sea extremadamente valioso, pero sí es especial: Son expresiones suyas que pude convertir en cuentos. Son algunas recuerdos robados al Alzhaimer».

Son minicuentos que expresan con creatividad, admirables y novedosas relaciones de lo cotidiano con la sexualidad. Cada uno de ellos tienen alma femenina en completa y profunda relación con la sexualidad.

Esta temática ya había sido abordada por Quintana en su anterior obra «Cuentos de hombres sobre mujeres», por lo que la presente obra, «Simples Asuntos Femeninos», reafirma su idea sobre la subjetividad femenina, sobre la condición subordinada de la mujer, así como de la vitalidad femenina que actúa en forma de «poderes», necesarios en la relación de pareja. En el cuento «Cromosoma X», por ejemplo, abundan los óvulos y espermatozoides, éstos toman vida en una situación cotidiano, y luego todo se convierte en una totalidad sexual: «...los árboles eran penes apuntando a la vagina del cielo, el Momotombo un falo atrapado en un orgasmo sin fin, las nubes un desfile de mujeres panzonas y los cocos regados en la playa eran restos testiculares del bacanal nocturno que los ancestros mantienen hasta la llegada del alba».

Pero además de la sexualidad, aborda otros temas: Así el cuento «La bóveda» es una ironía de la pobreza. «Lybido» nos permite sentir compasión por un vejete rabo verde que con su mirada mustia espía las faldas de las colegialas. «Declaración pública» es el grito contra la injusticias e infidelidades; el sacrificio de la mujer, que siempre pospone su bienestar por el de los demás, la frustración laboral, la insatisfacción sexual, es el reflejo de la inmundicia que es la vida a veces.

El cuento final («En secreto») es el gran mensaje: la historia de la supermujer, de Clara, la mujer que hace todo y está en todas partes: la que lleva y trae a los niños al colegio, la que cocina y lava y plancha y está pendiente de los gastos económicos de la casa y más que eso: la que es violentada y castigada, pero que denuncia las injusticias, la que se lamenta y la que muere por un ideal. En contraposición a otras «Claras» que no confiesan sus martirios, que no se exponen y que prefieren el abuso diario, mujeres exhaustas y que tienen miedo.

La pasión, el erotismo y la energía vitalizadora están expresadas en los cuentos de Quintana en un lenguaje popular, en donde en más de una ocasión nos vemos retratadas en sus episodios.

Ojalá este esfuerzo espléndido de Marisela Quintana sirva para reflexionar sobre la larga y triste historia asumida por la mujer a lo largo de la historia jugando su rol tradicional, su sometimiento en la relación de pareja. Ojalá nos ayude a percibir ya ese mundo que no conocemos.

Publicado en ---- . Fecha: ----- 20 mayo 2010