critica_literaria


Gina Sacasa-Ross: Escritora de derecho propio


Por: Danilo López

Poeta nicaragüense, arquitecto, traductor, promotor cultural residente en Texas.


Escritora de derecho propio
La primera vez que vi a Gina Sacasa, fue en un recital en la Florida International University, en Miami. Rubí Arana había organizado una lectura de poetas Nicas con la Asociación de Estudiantes Nicaragüenses.

El auditorio estaba repleto. Jorge Eduardo Arguello, Silvio Ambrogi, Roberto Cuadra, Franklin Caldera y una gran cantidad de amigos estaban en la audiencia y/o entre los participantes.

Gina-siempre sonriente y disfrutando este tipo de eventos-, y yo, feliz de conocer a otra persona Nicaragüense que gusta del arte, platicamos brevemente. Desde entonces, nos hemos encontrado en muchas ocasiones similares y también para planear proyectos, o intercambiar ideas. Uno de esos proyectos, el que más me ha interesado trabajar con ella, es su libro La visita y otros cuentos.

No pude asistir esta noche al Club de Mujeres de Coral Gables, por causas de fuerza mayor, pero quise que esta persona muy amiga mía, leyera esta nota, para estar de alguna manera presente en cuerpo y alma, viendo otra vez la sonrisa de Gina.

Descendiente de poetas, su madre Yina, su tío Salomón de la Selva, Gina ha escrito poesía y cuentos desde hace mucho tiempo. Ahora, con el apoyo incondicional de Nora Sandigo, directora ejecutiva de la American Fraternity como mecenas del arte, y de Greg Simon, gran traductor de Rubén Darío, que vemos reunidos en un solo volumen, bilingüe, estos cuentos Nicaragüense-Americanos.

Gina ha trascendido la etapa de imagen femenina, que Simone de Beauvoir criticaba en su libro El segundo sexo. Gina no es una figura decorativa, sino una escritora de derecho propio. Gina también ha trascendido la llamada écriture féminine (escritura femenina) que Julia Kristeva consideraba esencial en una teoría sobre la critica literaria feminista. En Gina el tema biológico-genético no es determinante para adentrase en su narrativa, salvo quizá en el cuento Oh! Ese par de zapatos!

Por ultimo, Gina ha trascendido las etapas arriba mencionadas de la crítica feminista, para adentrarse en una especie de nuevo historicismo, o sea: la creación cultural de la identidad, no tanto de ella misma, sino del nicaragüense viajante entre su país de origen y los Estados Unidos de América. En este sentido, no estamos leyendo un libro escrito por una persona del sexo femenino, sino del género femenino, que pone-conscientemente o no- su énfasis en la identidad cultural no en la identidad sexual, para usar el término acuñado por Raina Reiter.

Mas allá de la identidad cultural de la emigrante, Gina escribe desde el punto de vista del emigrante Nicaragüense y de una situación político-social que todos aquí entendemos-y nos identificamos con- de una manera u otra.

Disfrutemos pues de estos cuentos y de su querida autora.

Presentación del libro La visita y otros cuentos
en Miami, Florida. 7 agosto 2007