critica_literaria


Isolda Hurtado: Silencio de alas: Poesía sin silencio


Por: Isidro Rodríguez Silva

Periodista cultural nicaragüense, crítico de arte.


Silencio de alas: Poesía sin silencio
SILENCIO DE ALAS es el poemario con el que nace, con una voz poética propia, poesía de mujer, Isolda Hurtado. Por su calidad viene a conformar no una voz más, sino otros labios por la que canta la poesía, la gran poesía del pan nuestro de la literatura nicaragüense.

La poesía de Isolda Hurtado está hecha con palabras que tienen filo, talvez como el destello filoso del relámpago, que deslumbra y te impacta en un instante de vida. El poema está construido como un todo de imágenes en que se bebe la vida en un sólo trago.

"Mis córneas heridas saltan la barda/ un balido seco cierra la tarde/ aún pastan las ovejas/ y más nómada la luz/ clava tendido sobre la tierra/ ciego el amor" (Nómada luz).

EN CADA PUERTO, primera parte del poemario, nos presenta una colección de poemas que llevan la vivencia en los países o lugares que ha visitado, New Orleáns, Montevideo, Jamaica, Río San Juan. La poesía nos presenta a la poeta armando en collage de palabras una especie de cuadros, de trozos de vida, de vivencias en silencio: solitaria en un carnaval donde "gimiendo se escucha un saxo en el fondo", inventándose un sol arrebatado al trópico en su poema "Invierno Austral".

Nostálgica de paisajes, de mares y de seres, pero también dándonos un sabor poético musical:

"Palma rumba conga al viento
bajo mis pies retumbas tierra
ante mis ojos alto baila el tiempo
tumba retumba el sol" (Caribe).

PAISAJE DE FIN DE SIGLO, segunda instancia del poemario, es una serie de paisajes, donde el color del paisaje y de la vida es deformado y despintado por la acelerante destrucción de la naturaleza, de su biodiversidad y sus ecosistemas. Es una evocación constante entre la vida y la muerte, entre el fin y la resurrección:

"Ciega quedó la luna
llegó la noche de rostros acabados
la flora muerta la fauna extinta
¡Lecturas erradas desde milenios!
-escribía ella-
mientras el agua dejaba como grieta seca
el alma.
Algún día regresará el canto verde
de las cosas -dijo" (Tormenta).

FUGA AL CORAZÓN es la parte dedicada al amor. El amor es asumido y sumergido en el paisaje del deseo, pero sobre todo como una necesidad vital de vida. El amor es vida.

"Al oírte venir todo lo aparto
iluminada por el abrazo tierno de tus grandes pupilas
Calienta mi amor tu sonrisa pícara
mientras te voy contando
que yo amor siempre estoy antojada
de vos" (Antojada de vos).

De los poemas de Isolda Hurtado se desprende que la vida sin amor no es vida (creo que ha de ser terrible amar a una mujer, como Isolda Hurtado que conjura con la palabra, que atrapa con un poema lo amado, que conoce muy bien de la magia y del poder de la poesía).

El Nuevo Amanecer Cultural (NAC) -El Nuevo Diario, Sábado 25 de marzo del 2000, Managua, Nicaragua. 25 marzo 2000